Los mejores zocos de Marruecos para ir de compras

Marruecos es un país con mucho encanto, los característicos colores vivos y olores a especias son pieza clave para adentrarse en un universo de zocos en los que regatear.

Introducirse en la cultura árabe, y más concretamente en Marruecos, supone descubrir las mezquitas, las plazas, pero, ante todo, los zocos. En ellos la inmersión en las “mil y una noches” es un placer al alcance de todos, pues no deja de ser un destino con numerosos vuelos baratos a lo largo del año.

Los zocos de Marruecos, paraíso para las compras

Marruecos es un paraíso de las compras y aunque a los occidentales no se les de muy bien las técnicas del regateo, se pueden conseguir cosas muy diversas, sobre todo artesanía a muy buen precio.

 

Algo que no se sabe habitualmente es que, además del regateo, los locales también permiten el trueque. Así es que es posible intercambiar algo que al comerciante pueda parecerle interesante por aquel objeto que al viajero también le pueda interesar.

 

Los zocos de Marruecos suelen estar divididos en secciones tales como la de ropa, lámparas de forja, alfombras, babuchas, especias, joyería, artículos de plata, bisutería o pieles.

No todo son compras en los zocos de Marruecos

Aunque son los zocos los mercados más típicos, imprescindibles para el turista, también es cierto que a menudo se encuentran mejores precios en las calles de las zonas más modernas de las ciudades. También hay que tener cuidado y verificar si es posible la calidad de la mercancía y que esta se corresponda con el precio que se va a pagar.

 

Por todas partes se encuentran las tiendas de especias, que para los locales también son farmacias, pues en ellas es fácil encontrar multitud remedios caseros naturales. Se puede contratar económicamente a un guía local para descubrir de la forma más segura y práctica hasta el último rincón de los zocos y demás lugares turísticos.

 

Para terminar una jornada de compras en cualquiera de los zocos de las ciudades de Marruecos, lo mejor es acercarse a cualquier puesto de bebidas de la calle a tomar un té con pasas y relajarse de la forma mas natural.