Los pasos necesarios para hacer un zapato

Los pasos para hacer un zapato que sigue cualquier fabricante de calzado dependerá de la complejidad de la pieza, la norma indispensable es que se adapte cómodamente al pie del cliente.

El zapato es un complemento fundamental tanto para hombres como para mujeres. Desde zapatos de punta redonda, tacón de aguja o cuña, a botas y botines, forman parte de nuestro vestuario esencial en las estaciones más cálidas y más frías. Siguiendo los pasos para hacer un zapato perfecto, los fabricantes consiguen que sus modelos se luzcan en cualquier ocasión.

Primeros pasos a seguir

  1. Entre los pasos para hacer un zapato, el primero a seguir es el de diseño del modelo que se desea. Para ello, se utilizarán programas informáticos en el que se manejen gráficos y dibujos, como el CorelDraw. Con éste se conseguirá un patrón del modelo que se quiere conseguir. Además debe escogerse el material de partida, ya sea piel o material sintético.
  2. A continuación, debe procesarse el material de partida. Para ello, se cortará la materia prima. El cortado lo realizan máquinas industriales (que pueden ser de uso manual o láser) a través de un troquel. Ésta es una pieza de acero que posee la forma del modelo que previamente se ha diseñado.
  3. Después, el zapato se aparará. Éste es el proceso mediante el cual se cosen las piezas de piel cortadas en el paso anterior. La costura se realiza también mediante diversas máquinas de coser industriales. También se utilizan máquinas para rebajar la piel, es decir, ésta se lima para que quede más fina para su posterior manejo (como doblado o adición de adornos como hebillas).
  4. Un punto imprescindible entre los pasos para hacer un zapato es montaje de éste empleando una horma. Ésta es un soporte de madera o de plástico con el que se da forma al zapato. Cuando está montado se le coloca la suela o tacón, según el modelo con el que se esté trabajando.

El acabado perfecto

  • Finalmente, se limpiará con un cepillo la piel, se le dará brillo y se reparará, es decir, se perfeccionará el modelo final, retocando todo lo que sea menester en el zapato, eliminando así posibles errores que se hayan podido cometer en pasos anteriores.
  • Además, entre los últimos pasos para hacer un zapato se envasará, colocando todos los pares confeccionados dentro de una caja y enviándolos a todas la tiendas en las que se vaya a comercializar el producto. Dependiendo de las necesidades de los clientes y de las ventas, habrá más densidad de pedidos y de modelos que fabricar para ser posteriormente distribuidos.