Los peligros de utilizar auriculares de tapón

Los auriculares de tapón son prácticos, cómodos de guardar y discretos, sin embargo, existen ciertos peligros asociados a su uso que deben considerarse antes de escuchar música con ellos.

Los auriculares de tapón gozan de gran popularidad entre aficionados a la música de todas las edades, pero si no se usan de modo correcto, pueden conllevar graves daños en el oído, como otitis o sordera irreversible, por lo cual conocer su correcto empleo es imprescindible para poder disfrutar de ellos sin sufrir consecuencias.

Control del volumen

  • El volumen al que permiten escuchar la música los reproductores no está adaptado a los auriculares de tapón, sino a auriculares grandes, que se colocan sobre la oreja, pero sin introducirse en su interior.
  • Esto hace que si se escucha la música a volumen alto, se puedan estar recibiendo decibelios por encima del nivel de seguridad, lo cual a medio plazo origina sordera parcial, y a largo plazo sordera total.
  • El modo de saber si la música está demasiado alta es ayudándose de una persona que se coloque al lado de la persona que usa los auriculares de tapón. La persona al lado no debe percibir la música escuchada, pues los auriculares de tapón fueron diseñados para que la música sea escuchada únicamente por su portador. Si personas situadas alrededor la escuchan, es un claro indicio de que el volumen es perjudicial para el oído.

No compartir los auriculares

  • Los auriculares de tapón se introducen en el oído, por lo cual si se comparten con una persona que tenga o esté incubando una otitis, esta podrá ser contagiada a las otras personas que usen los auriculares.
  • Si quiere compartir su música con amigos, es preferible que cada uno emplee sus propios auriculares; y si quieren escuchar a la vez con el mismo aparato, lo más adecuado es emplear un duplicador de puerto, que hace que una clavija de auricular se transforme en clavija doble.

Mantenimiento de los auriculares

  • Debido a su colocación en el oído, los auriculares de tapón deben ser limpiados diariamente tras usarse, para prevenir infecciones. También es adecuado limpiarlos si llevan más de tres días sin ser usados.
  • La limpieza de los auriculares consiste en tomarlos con la manos muy limpias, lavadas con jabón neutro, y con un trozo de papel suave, como por ejemplo, un pañuelo de papel, una servilleta desechable o un pedazo de papel higiénico, humedecido con alcohol de farmacia, frotar toda la superficie del tapón y secarlo después con un trozo seco de papel suave.