Los restaurantes más baratos de París

Es bien sabido por la mayoría que París es una ciudad cara, pero aún así existen restaurantes baratos, deliciosos, exquisitos e interesantes de conocer.

Visitar París y cada uno de los rincones que esconde esta majestuosa ciudad no suele salir barato y en ocasiones, los precios resultan ser un problema para cualquier viajero que no dispone de los recursos económicos suficientes para disfrutar de una ciudad tan interesante como es París. Aún así, en la ciudad se encuentran restaurantes baratos dignos de descubrir.

Cocina típica francesa

Los restaurantes baratos y además de cocina típica francesa son un placer para todos los paladares, pues transportarán al viajero a la auténtica comida parisina, entre los cuales se encuentra La Gare, restaurante típico francés que ofrece una gran variedad de carnes y pescado, además de una gran variedad de ensaladas deliciosas. Es uno de los restaurantes más de moda de París, por lo que es necesario reservar antes de acudir a degustar sus platos típicamente franceses.

 

Por otro lado, visitar París exige a los viajeros probar los deliciosos creps que ofrecen y sobre todo en restaurantes baratos que ofrezcan dicho manjar. La Crêperie de Josselin es uno de los restaurantes más adecuados para degustar la gran variedad de creps que ofrece, así como creps dulces y/o salados, creps de espinacas y el tradicional crep de chocolate. Es un restaurante que ofrece un buen ambiente y un buen servicio, además de una comida económica.

Distintas gastronomías

Pero no todo se centra en la comida típicamente francesa. También existe una gran variedad de restaurantes baratos que ofrecen gustos exóticos, que hace que el viajero se transporte a otras ciudades fuera de Europa y disfrute de gustos tan deliciosos como el curry y las especias. La Grande Mosquée de París es uno de los restaurantes más adecuados para ello. Cuscús norteafricano y guisos de carne picante para los más atrevidos.

 

El Barrio Latino, barrio cercano a Notre-Dame, que ofrece un listado interminable de restaurantes baratos entre sus calles más emblemáticas y encantadoras. Desde los restaurantes típicamente italianos, hasta las tradicionales comidas marroquíes, pasando por las deliciosas fondues de carne y/o queso. Encontrar restaurantes baratos en este barrio es posible, pues es un barrio que su debe su nombre a los estudiantes universitarios. Ambiente joven y dinámico.