Lugares imprescindibles en Bremen

Bremen es una auténtica ciudad de cuento, llena de historia y tradición, casitas de colores y una de las plazas más bonitas de Europa, la impresionante Marktplatz.

La ciudad alemana de Bremen, famosa por ser la ciudad dedicada al cuento de los animales que querían ser músicos, forma parte de la conocida ruta de los cuentos de hadas de Alemania. Esta ciudad llena de encanto y magia es considerada hoy día una de las más bellas del país.

Sitios imprescindibles

Las dos grandes torres de la Catedral de Bremen asoman por entre las calles más próximas a la conocida Marktplatz, la plaza más importante de la ciudad y una de las mejor conservadas de todo el país. Aquí se encuentran la gran Catedral de San Pedro, la Camara de Comercio y el famoso edificio del Ayuntamiento, declarado Patrimonio de la Humanidad junto con la famosa estatua de Rolando.

 

Junto al Ayuntamiento se sitúa la famosa estatua de los músicos de Bremen, formada por un burro, un perro, un gato y un gallo. Las casas que rodean la plaza son impresionantes, con más de siete siglos de historia le dan un aire muy tradicional. Sentarse en una de sus terrazas en un entorno tan especial es una auténtica delicia.

 

El barrio más característico es el barrio Schnoor, el cual está formado por pequeñas callejuelas de calles empedradas, y originales casas de colores alineadas una tras otra. Es sin duda el lugar más auténtico y encantador de la ciudad. Aquí pueden adquirirse los más variados recuerdos de Bremen, desde joyas de ámbar, hasta tiendas de antigüedades. Podemos visitar las pequeñas casitas y degustar lo mejor de la comida alemana.

Gastronomía de Bremen

Si hay algo que caracteriza sin duda a esta ciudad en cuanto a gastronomía son sus excelentes salchichas aliñadas con diferentes condimentos. Podemos encontrar pequeños establecimientos por toda la ciudad especializados en éste producto tan típico.

 

Otro de los platos más populares es el gulasch, un guisado realizado con carne de vacuno y especias o el wickelkuchen un pan relleno de pasas y almendras. Para degustar estos y otros platos típicos de la ciudad uno de los mejores restaurantes es el Ratskeller, entretenido y con fama de tener un excelente servicio.