Mantenga su figura con un delicioso zumo de vegetales

Mucho se habla de las bondades de las hortalizas y no solo se pueden disfrutar en las ensaladas; también se puede preparar un zumo de vegetales sabroso que permite guardar la línea.

Puede estar siguiendo un régimen para bajar de peso o simplemente un programa para mantener la línea; un zumo de vegetales es una pieza clave para ayudar a conseguir el objetivo, con la ventaja de que, mezclándolos adecuadamente, se puede obtener un zumo con un sabor tan delicioso como nutritivo.

Para bajar de peso
El zumo de vegetales más sencillo y con resultados se encuentran es el de limón. Otro muy famoso es el de piña y pomelo. Ambos se toman en ayunas y son excelentes para depurar al organismo. El de limón simplemente consiste en mezclar el jugo de medio limón en un vaso con agua (ayuda mezclarlo en licuadora para un sabor más consistente).

El de piña y pomelo se consigue mezclando en la licuadora dos rebanadas de piña con medio pomelo. Una variación consiste en agregarle una ramita de perejil o un par de palitos de apio, lo que lo hace más consistente y se mantiene el beneficio. Un ingrediente que también puede agregarse es una rodaja de nopal fresco.

Para variar la presentación
Quizá el deseo primordial es transformar la típica ensalada en un zumo de vegetales de consumo rápido, fácil de transportar. Para esto se puede probar con un zumo de zanahoria, unas tres o cuatro de tamaño mediano, un tallo de apio, unas cuatro o cinco hojas de espinaca, una ramita de perejil y una manzana partida en trocitos para darle el toque dulce.

Si se prefiere un sabor más salado, se cambia la manzana por un tomate y una remolacha, lo cual cambiará su sabor y lo hará un poco más espeso. A estos últimos dos jugos se les puede agregar limón para darle un toque cítrico y más fresco.

Consejos generales
Un zumo de vegetales frescos siempre será más nutritivo que un zumo prefabricado. Para ahorrar tiempo, resulta útil congelar los ingredientes con anticipación y sacarlos durante la semana una noche antes de prepararlo, para que conserven en lo posible las propiedades nutrimentales.

También es importante recordar que un zumo de vegetales no sustituye al agua natural, por lo que hay que intercalar su consumo, tanto para ayudar al sistema digestivo como para evitar un consumo calórico alto que perjudique los planes de lograr una figura ideal. Un buen zumo es como un plato más en la dieta diaria y se debe considerar como tal.