Manual de ayuda para tímidos: mostrar los sentimientos

Los problemas para socializar son comunes para las personas tímidas, pero una vez que consiguen mostrar sus sentimientos es más fácil adquirir seguridad en sí mismas.

La timidez es un problema de la personalidad que puede superarse. El miedo al rechazo suele ser una sombra que acompaña a la persona y le impide crear lazos afectivos, tanto de amistad como de tipo amoroso: cada vez que se quieren mostrar los sentimientos, un calor sofocante invade el cuerpo y las palabras no salen de la garganta.

Las acciones deshacen al tímido

  • La inseguridad en uno mismo es como un músculo al que le hace falta ejercicio. La mejor manera de mostrar los sentimientos es practicando conseguirlo. El cambio empieza, como todo, por lo pequeño: si tienes vergüenza de acercarte a un comerciante para preguntarle cuánto cuesta un chocolate y por eso no lo compras aunque te mueras de ganas...
  • ¿Por qué no cambiar esta conducta? El vendedor, lo que más desea es que te lleves una barra de cacao, y tú quieres saborearla. Este tipo de acciones ayudan a eliminar poco a poco la timidez.
  • Este consejo se aplica a otras situaciones más personales, por ejemplo, hacer amigos en la escuela o el trabajo. El tímido no se acerca a desconocidos porque piensa que lo juzgarán, pero no es así. Una sonrisa y un saludo amable pueden ser la puerta grande para iniciar una amistad duradera y, por qué no, un romance. Aquí es donde queda clara la importancia de mostrar los sentimientos a los demás.

Consejos para vencer la timidez

  • Miedos. Reconoce a qué le tienes miedo, en qué situaciones te sientes más vulnerable, y una vez identificado el enemigo, enfréntalo. Si temes preguntar en clase, hazlo de vez en cuando, verás que nada pasa. Si tienes miedo a sonreír, a mostrar los sentimientos, hazlo siempre que puedas, vence a la inseguridad que lejos de ayudar, estorba.
  • No juzgues. Tienes miedo de las cosas que la gente pueda pensar de ti, pero ¿tú qué piensas de los otros? Antes de hablar con alguien y de mostrar tus sentimientos puedes creer que para esa persona no eres importante o que es superior a ti y no tienen nada de qué hablar. En la mayoría de los casos estarás equivocado. Si te atreves a hablar descubrirás que a muchos les caes bien y hasta te admiran por alguna de tus habilidades.
  • Amor propio. Quizá pueda sonar raro, pero de verdad funciona. Todos los días, frente al espejo comienza a hablarte. Afirma lo guapo e inteligente que eres, aprende a mostrar los sentimientos ante ti mismo. Si al principio no crees tus palabras no importa, sigue haciéndolo. Expertos en neurolingüística saben que el cerebro termina creyendo exactamente lo que decimos constantemente, así que vale la pena llenarlo de ideas positivas.