Manual para embarazadas: cómo controlar los antojos

Los antojos son deseos inexplicables por comer algo en particular y suelen ser indicativos de que una mujer está embarazada, pero no son los únicos indicios.

No todas las embarazadas tienen antojos, aunque la gran mayoría los presenta en alguna etapa de la gestación. La premisa instalada de mantener una dieta saludable y equilibrada, que permita alimentar al bebé con lo que necesita y a la madre aumentar el peso necesario, es lo que recomiendan los médicos. Es por eso que las mujeres sufren tanto cuando tienen que lidiar con los antojos, y más aún, si son recurrentes o no son muy saludables.

Por qué se producen

  • Tener antojos durante el embarazo es absolutamente normal y no acarrea problemas, siempre que no sea de elementos nocivos, tales como el alcohol, las drogas o los cigarrillos. Generalmente, ese deseo irresistible por comer determinada cosa, se da sobre alimentos que la mujer embarazada no incluye en su dieta habitual. Y no por eso no puede comerlos. Siempre que no sea una ingesta excesiva y no se produzca todos los días, la mamá puede consumir cualquier tipo de alimento, salvo prescripciones médicas.
  • Existen muchas dudas en torno a este tema, debido al difícil control que se puede tener sobre los antojos. Algunos especialistas dicen que se debe al cambio hormonal que sufre la mujer embarazada y que hace que sus gustos cambien; asimismo, este cambio también produce inapetencia y nauseas, síntomas muy presentes en la primera etapa de gestación.
  • Por otro lado, ciertos estudios revelan que se trata de un déficit nutricional. Se asocian los antojos a carencias que pueda tener la madre durante el período de gestación, tales como vitaminas, minerales y proteínas. Es decir, que el aquél estaría relacionado directamente con el tipo de necesidad nutricional.

Métodos para controlarlos

  • Para poder manejar los antojos, es importante saber de dónde provienen. Muchas investigaciones se hicieron sobre el tema, y concluyeron que la clave está en la imagen mental que se hace de los alimentos. Cuanta más nítida es esa imagen, más fuerte es ese sentimiento descontrolado sobre la comida. Según estudios psicológicos, para calmar esa ansiedad, lo más recomendado es el autocontrol. Es decir, relajarse e imaginarse otros aromas, comidas, lugares u objetos que lleven a alejarse de esa imagen tan fuertemente instalada y que permitan anular las ganas de comer.
  • Por otro lado, los especialistas médicos recomiendan buscar alternativas para los antojos recurrentes o no muy saludables. Lo indicado sería cambiar alimentos altos en grasas y azúcar, por otros con mayor contenido de calcio y nutrientes.