Manual para entrenar a un perro de caza

Para entrenar a un perro de caza es necesario poner en práctica las técnicas de cobra y búsqueda cruzada; un entrenamiento rutinario con estos ejercicios harán de su perro un experto cazador.

Los ejercicios de sometimiento son básicos para los demás tipos de adiestramiento, sin emabrgo, para entrenar a un perro de caza se necesitan, además, ejercicios especializados en este ámbito. Lo esencial es iniciarlos a partir de los ocho meses a un año. Se trata de una actividad que puede llegar a ser muy excitante y mejorar enormemente la probabilidad de búsqueda y éxito de una presa.

Utensilios del Adiestrador
Se necesita unos utensilios simples para empezar a entrenar a un perro de caza, entre ellos tenemos el collar de adiestramiento, una correa de adiestramiento, una cuerda de adiestramiento y un rodillo de traer con un rodaje en el centro . También es importante adquirir un silbato de doble sonido; por el lado fino para las llamadas y correcciones y por el otro el llamado a tierra o para reprender.

Ejercicio de Cobra
El ejercicio de cobra es una actividad a través de la cual los perros de caza aprenden a buscar o recuperar las presas vivas o muertas que han sido disparadas por el cazador. Para entrenar a un perro de caza en esta técnica, primero se utiliza el rodillo de traer, metemos el rodillo en la boca del perro acariciando la mandíbula inferior manteniéndola 15 o 20 segundos inicialmente, si se aburre se le da un golpecito en la mandíbula para corregirlo.

 

Una vez que el perro se acostumbra a mantener el rodillo en la boca, usamos el collar junto a la correa de adiestramiento para pasear al perro con el rodillo en la boca, se debe evitar que derribe el rodillo corrigiéndolo hasta lograr que se acostumbre. Una vez hecho este paso podemos adiestrar al perro para que tome el rodillo utilizando la palabra COBRA acercando el rodillo hacia la boca, y alejándolo paulatinamente, hasta poder mandarlo a larga distancia.

 

Cuando se consigue que el perro vaya por el rodillo y lo entregue sin dificultad, pasamos a introducirlo en los primeros olores de la caza. Para ello utilizamos piel de liebre o de alguna ave y, salándola previamente, se coloca y se ata sobre el rodillo para utilizarla en el ejercicio de cobra. Una vez culminado elegimos presas muertas de caza real en lugar del rodillo y repetimos el ejercicio de cobra.

 

En la caza real muchas presas se arrastran heridas, una vez que nuestro perro cobre a distancia con seguridad, arrastraremos por el suelo presas en distintos ángulos sin que el perro vea para que realice el ejercicio de cobra a través del olor. Para lograr que se familiarice debemos utilizar distintas presas.

Búsqueda Cruzada
Este ejercicio para entrenar a un perro de caza consiste en que nuestro perro, en un sitio amplio de terreno bata el lugar en ambas direcciones, de esta forma tendremos más posibilidades de encontrar caza ya que abarcamos un terreno más amplio. Primeramente usamos la cuerda de adiestramiento que mide 30 metros aproximadamente y no se enreda fácilmente.

 

Este cuerda se conecta al collar, el perro llevará la cuerda arrastrándola realizando la búsqueda podemos dar un tirón o uso del silbato para que vuelva o cambie de lado. Es importante llamarle la atención pues los perros al inicio hacen una búsqueda alejándose de nosotros y si no les adiestra espanta la caza.

 

Así con este ejercicio el perro no solo se concentra en las emanaciones sino en la amplitud alrededor del cazador y así se consigue entrenar a un perro de caza para que aprenda a ampliar su área poco a poco, sin alejarse demasiado del cazador, también se puede utilizar un collar eléctrico a distancia que es útil para corregir defectos. Este último ejercicio tendrá gran uso en la detección de presas en la caza real.