Manual para insomnes: trucos para quedarse dormido

Son muchos los factores que influyen a la hora de conciliar el sueño con facilidad, sin embargo, el insomnio no es sólo tener dificultades para quedarse dormido.

El insomnio es una de las patologías del sueño más conocida, que afecta cada día a más personas. Para hacerse una idea de su magnitud, en España, uno de cada cinco adultos afirma sufrir este trastorno del sueño, mientras que, en Estados Unidos, los afectados son uno de cada tres. No sólo se considera insomnio la dificultad para quedarse dormido: si la persona se despierta varias veces durante la noche o lo hace por la mañana antes de lo planeado, también es víctima de la enfermedad.

Qué hacer para combatir el insomnio
Para gozar de un sueño reparador, se deberían seguir una serie de conductas y hábitos que contribuyan a que la persona logre un estado idóneo para conciliar el sueño y quedarse dormido durante toda la noche.

Es lo que los expertos denominan tener una buena higiene del sueño: establecer una rutina para antes de irse a la cama. Actividades como lavarse los dientes, ir al servicio, y hacer actividades de desaceleración, ya sea leyendo un libro o haciendo ejercicios de relajación, ayudarán a nuestro cuerpo a saber que ha llegado la hora de irse a dormir y actúe en consecuencia.

También es importante acostarse a la misma hora y que la habitación tenga una temperatura adecuada, ni más de 24ºC ni menos de 12ºC, esté a oscuras y completamente en silencio. Del mismo modo, tanto el colchón como el somier, tienen que estar en perfectas condiciones. 

Otros consejos que pueden contribuir a quedarse dormido es darse un baño caliente antes de ir a la cama o tomar un vaso de leche o una infusión, como la tila, que actúan como tranquilizantes naturales.

Qué evitar para poder quedarse dormido
La falta de sueño o una pobre calidad de éste impedirá que se logre un grado satisfactorio de atención durante el día, pudiendo acarrear graves consecuencias. Por esta razón, se debe evitar comer en exceso, el consumo de alcohol o ingerir alimentos pesados o ricos en cafeína por la noche, ya que dificultarán el sueño.

De igual modo, irse a la cama con hambre es también perjudicial. Tampoco se recomienda realizar ejercicio en este horario, ya que activa el organismo y le proporciona energía. Otro buen consejo consiste en darle la vuelta al despertador, de manera que si se está en la cama y no se puede dormir, no se tenga conciencia de la hora que es, puesto que el paso del tiempo altera los nervios y, en consecuencia, impedirá el poder quedarse dormido.