Manual para la elaboración de un presupuesto personal

Las empresas sean grandes o pequeñas monitorean los ingresos y gastos para sacar el mayor provecho a su negocio, del mismo modo, un presupuesto personal contribuirá al saneamiento de la economía del hogar.

En los momentos críticos como dar la entrada para un automóvil, pagar la inscripción al colegio, gestionar el saldo de las tarjetas de crédito o planificar el ahorro para alguna compra especial, es cuando viene a la mente la idea de la necesidad de hacer un presupesto personal para no pasar apuros.

El propósito de la elaboración

  • Un presupuesto siempre tiene el objetivo de llevar el control de los movimientos que se hacen en referencia a las entradas y salidas de dinero para mantener la liquidez. Por lo tanto, es importante definir claramente las fuentes de ingresos y los destinos o egresos.
  • Dependiendo de las metas financieras, el presupuesto personal puede estar enfocado a un ahorro para un viaje, pagar deudas o simplemente mantener los gastos cotidianos sin excederse.

Pasos para su elaboración

  1. Primeramente hay que hacer una lista en una hoja de cálculo con los siguientes aspectos: ingresos por sueldos, ingresos por rentas, ingresos por rendimientos, acciones o donaciones o pagos de acreedores. Hay que colocar una sumatoria mensual y total para conocer con cuánto dinero se cuenta para cada mes y en total del año.
  2. Posteriormente hay que ingresar los datos referentes a los gastos, fijos y varibles. Es muy importante colocar en el presupuesto personal todas las posibilidades: pago de impuestos, una cierta cantidad para multas e infracciones, accidentes e imprevistos. También sobre estos hay que conocer el gasto mensual y el gasto total anual.
  3. Al tener una visión mensual y anual de la manera en que se comportan los ingresos y los gastos o egresos, se puede determinar en qué mes se pueden realizar los gastos más fuertes o la posibilidad de pagar una deuda en meses posteriores.

Lo que no se debe olvidar

  • Es recomendable realizar el presupuesto personal contemplando al menos un par de años. Esto dará una visión más precisa de lo que puede ocurrir a medio plazo, sobre todo en caso de que pretendamos hacer una inversión como comprar una casa o automóvil.
  • También es preciso considerar gastos relacionados a una nueva actividad como estudiar una carrera o curso (libros y transporte, por ejemplo) y los cambios en costos de servicios, que sumados ya representan una cantidad respetable al año. Estos son los pequeños detalles que harán la diferencia al momento de ahorrar o hacer gastos importantes.
  • Finalmente , no hay que olvidar que un presupuesto personal no es un óraculo y puede sufrir cambios dependiendo de las circunstancias, pero es una base para tomar decisiones. Si se revisa mes a mes, se pueden encontrar áreas de oportunidad a tiempo.