Manual para mantener la buena reputación de una empresa

Mantener una buena reputación, para una empresa, es algo útil y necesario, y el conseguirlo no es complicado, si se sabe cómo.

La buena reputación de una empresa, independientemente del sector al que pertenezca, puede considerarse como una de las principales claves de su éxito y permanencia en el mercado. Sin embargo, no siempre se valora la imagen externa e interna del negocio en la medida en que se debería. Lograr adquirir y mantener la buena reputación de su empresa es sencillo, si se siguen las pautas adecuadas.

La iportancia de una imagen externa limpia e impecable.

  • Una fachada estropeada, con cristales todos, o un portal con suciedad, dañará gravemente la buena reputación de una empresa. Hay que recordar que la entrada a la empresa es lo primero que ven los clientes, socios y proveedores cuando van a visitar la empresa. Si se quiere empezar o seguir haciendo negocios con ellos, debe darles una buena impresión. 

 

  • Si es necesario, se debe contratar personal de limpieza para conseguir cada día una entrada limpia e impecable. No hay que creer que es una pérdida de recursos inútil, puesto que de ello depende que la empresa funcione o no.

 

La imagen interna: los empleados

  • El quitarle unos pocos euros a sus empleados, o tener jefes excesivamente duros en la empresa, incluso hasta el punto de descontarles a sus empleados la parte proporcinal en el sueldo si se quedan dos minutos de más en el baño, no supone en absoluto un ahorro para la empresa.

 

  • Lo poco que se gana ahorrándose sueldos, se pierde debido a la mala fama que adquirirá su empresa. Hay que recordar también, que una gran parte de sus clientes son sus propios empleados. Si se les trata mal, quizá dejen de comprar en su tienda ellos, sus familiares y amigos, y se acabe perdiendo clientes, y de paso, la buena reputación de la empresa, puesto que sus empleados, los familiares de sus empleados y los amigos de sus empleados irán hablando mal de su negocio.

 

Guardar las formas con los clientes

  • Negar un servicio por faltar unos céntimos, o atender a cualquier persona de una manera desagradable, aún cuando se tenga razón, no es adecuado para mantener la buena reputación de la empresa. Es algo que debe evitar siempre.