Manual para plantar y cuidar la campanilla blanca

De entre todas las plantas que es posible cultivar en casa, la campanilla blanca es una de las más útiles, pues ayuda a purificar el organismo en funciones estratégicas para conservar la salud

También conocida como calystegia sepium, la campanilla blanca se caracteriza por alcanzar dimensiones de entre 80 centímetros hasta más de dos metros de largo en el tallo. Es trepadora, posee hojas con la figura de un corazón y unas delicadas flores color blanco de las que toma el nombre. Esta planta se utiliza en el naturismo porque contiene sustancias purgantes, drenadoras de la vesícula biliar y auxiliares en la reducción del colesterol.

Cómo plantarla
La tierra o sustrato donde se cultive la campanilla blanca debe tener una serie de características especiales. La primera de ellas sería la porosidad, a fin de que cada vez que la planta se riegue, el líquido no se estanque y pudra las raíces. Tampoco debe hacer restos de materia orgánica en descomposición (excremento, basura u otras plantas muertas). Para garantizar una buena calidad del sustrato se puede adquirir en invernadero, existen sitios especializados que lo venden listo para usarse.

 

Es fundamental decidir en qué sitio se plantará la campanilla blanca porque si sufre cambios bruscos de temperatura y está expuesta a una lluvia frecuente, se vuelve presa fácil de las plagas y enfermedades ocasionadas por hongos. De no haber otra alternativa, hay que tratar a la planta con fungicidas antes de que las flores crezcan. Si hay presencia de cochinillas o pulgones, se requiere un insecticida. Estos tratamientos se deben realizar cuando no es época de floración en las demás plantas.

Cómo cuidarla
La campanilla blanca no es una planta que necesite luz solar todo el día, pero sí por lo menos durante unas horas, de lo contrario se diseca. Es posible cultivarla en un área abierta siempre y cuando se garantice que tendrá ratos tanto de luz como de sombra y que estará libre de humedades en la pared o la tierra.

 

No es necesario regarla a diario, puesto que el sustrato poroso mantiene durante varios días la humedad en la raíz. El agua debe utilizarse cuando el sustrato de la campanilla se observe seco, más o menos cada semana o dos. Los fertilizantes líquidos son una buena opción para nutrir a la planta una vez al mes.

 

Las hojas y las raíces de la campanilla blanca se preparan en una infusión que contenga tres gramos de planta y dos o tres tazas de agua (medio litro). Se bebe a diario para mejorar las funciones orgánicas del estómago, el hígado, el sistema circulatorio y el corazón.

Gane dinero de forma rápida y fácil con nosotros