Manual para recuperarse de una gastrointeritis

La mejor manera de recuperarse de una gastroenteritis es guardar reposo, mantener una dieta pobre en fibra y astringente, así como ingerir líquido en cantidad abundante.

La gastroenteritis es una afección que consiste en la inflamación de la membrana interna intestinal, causada por una infección vírica o bacteriana. Para recuperarse de una gastroenteritis se deben seguir algunas pautas como el reposo, una dieta adecuada y una abundante ingesta de líquidos.

Cómo recuperarse de una gastroenteritis
La gastroenteritis es una enfermedad que puede provocar diarrea, vómitos, fiebre, dolor de cabeza y de estómago, naúseas, malestar general y debilidad. El paciente puede quedar postrado en cama, ya que la abundante pérdida de líquidos debilita el organismo y el dolor, a su vez, dificulta la actividad normal.

 

El objetivo principal para comenzar a recuperarse de una gastroenteritis es dejar reposar el sistema digestivo. Para ello, y salvo que el facultativo indique otra cosa, se debe seguir un ayuno durante venticuatro horas es aconsejable. En ese tiempo, lo único que se debe ingerir es suero oral, limonada alcalina o bebidas isotónicas para mantenerse debidamente hidratado, unos dos litros diarios.

 

La llamada limonada alcalina se puede preparar en casa dejando enfriar un litro de agua hervida, se añade un vaso de zumo de limón natural, cuatro cucharadas de azúcar, 3/4 partes de una cucharadita de sal y cucharadita de bicarbonato. Este preparado casero no se debe usar para los niños.

 

La importancia de la dieta
Una vez superado el ayuno y si han ido remitiendo los episodios de vómito y diarrea, se deberá ir incluyendo alimentos. Hay que seguir una dieta blanda, sin fibra, de tipo astringente; por ello, las frutas y verduras están desaconsejadas durante dos o tres días, dependiendo del estado del paciente y su tolerancia hacia los alimentos.

 

Asímismo, los quesos curados, la leche entera, los dulces, alimentos fritos, snacks y aperitivos, picantes y las bebidas muy frías también están desaconsejadas. Recuperarse de una gastroenteritis requerirá, por tanto, seguir una dieta en la que estén presentes el yogur, el queso blanco, el arroz, la patata y la zanahoria.

 

De carnes se pueden tomar de ave y ternera cocida o a la plancha, pescados blancos cocinados al vapor, cocidos o en plancha y huevos cocidos o en tortilla. Sobre la fruta, la manzana y el plátano tienen conocidas propiedades astringentes que ayudarán a mejorar el equilibrio intestinal y aportarán algo de dulzor a la dieta.

 

El yogur, el kéfir y los probióticos en general son una gran ayuda muy eficaz para recuperarse de una gastroenteritis. Finalmente, el consejo del médico será el que mejor pueda orientar sobre las medidas más adecuadas en el tratamiento de esta incómoda enfermedad.