Medicamentos indispensables para ir de viaje

Para aprovechar al máximo un viaje, sea el destino que sea, es totalmente imprescindible llevar en el equipaje ciertos medicamentos.

Viajar se ha convertido en una de las cosas más comunes, pero a la hora de recorrer determinados sitios, es muy normal contraer algunas enfermedades leves. Por ello, se hace muy necesario llevar suficientes medicamentos extras en el equipaje para poder disfrutar plenamente de la estancia sin que ningún malestar obligue a no salir de casa o del hotel.

Medicamentos que salven de situaciones embarazosas

Los viajes turísticos implican recorrer largas distancias, generalmente a pie aunque también en coches o buses, que pueden suponer al cabo de unos días un problema de estreñimiento. Además, salir del hogar siempre supone organizar y tener en mente muchas cosas que pueden suponer un estrés añadido. Así, es más que recomendable llevar en el equipaje algún laxante de efecto instantáneo. En su defecto, la comida vegetal, como frutas y verduras frescas, ayudará bastante.

 

En el caso contrario, por no estar acostumbrados a nuevos sabores y comidas, una diarrea puede originar situaciones incómodas que impidan visitar la ciudad. Por eso, tampoco hay que olvidar algún astringente. Se puede recurrir a una dieta basada en arroz, pollo o pescado blanco, todo ello hervido para volver cuanto antes a la normalidad. Hay que prestar especial cuidado en no tomar agua, o bebidas que lleven hielo en lugares donde no se conozca la salubridad de la misma.

Otros medicamentos

Cuando se hace turismo por todos esos kilómetros andados para visitar las ciudades, suelen aparecer pequeñas heridas en los pies, donde unas tiritas o vendas van a hacerse muy necesarias. Para lesiones más grandes, por ejemplo, por caídas o golpes, una crema analgésica o antiinflamatoria es muy útil.

 

Asimismo, no hay que olvidar llevar siempre medicamentos antiinflamatorios para dolores de cabeza, musculares o menstruales, y fármacos para la fiebre por si aparece algún tipo de infección. Es muy importante, además, tener en cuenta alguna medicación para la tos o para el resfriado cuando se viaje a destinos con climas más fríos.

 

Finalmente, algunos destinos van a suponer un riesgo especial para algunas enfermedades en concreto, típicas de la zona, que pueden suponer un riesgo especial en personas no habituadas. Por eso, para viajar a países menos desarrollados es conveniente consultar con un médico en caso de que sean necesarias determinadas vacunas o medidas especializadas antes del viaje.