Mercado de Chelsea: consejos para aprovecharlo al máximo

La riqueza de la plaza de Chelsea se encuentra en su historia y trabajadores. Sus negocios tienen como principal objetivo la satisfacción del visitante.

Aunque se llamen igual nada tiene que ver con la de Londres. Chelsea es una zona emblemática y con historia del distrito Manhattan que ofrece variedades de artículos para los visitantes y turistas. La personalidad del conjunto de tiendas está en consonancia con el estilo de vida del lugar.

Orígenes, ubicación y estructura

Los antecedentes de los primeros establecimientos se remontan hacia finales del siglo XIX con la unión de varias panaderías. A lo largo de la historia Chelsea se ha ido adaptando a los nuevos tiempos con diferentes reformas y se ha perdido un poco el carácter industrial del principio.

 

Situado en la 75 de la novena avenida entre las calles quince y dieciséis se puede llegar sin complicaciones en metro y autobús. O si se prefiere hay un aparcamiento subterráneo donde se puede dejar el coche abonando cierta cantidad de dinero. Los alrededores de Chelsea cuentan con todos los servicios clásicos de un barrio de Nueva York.

 

En su interior existen comercios y restaurantes diversos. Es una antigua fábrica de galletas reconvertida en una especie de centro comercial. Las especialidades son diversas pero llama la atención durante su recorrido la calidad de sus productos y la fama de los mismos. Se pueden encontrar auténticos delicatessen que satisfacen a los paladares más exigentes.

Características

Para cualquier indicación la gerencia del inmueble tiene una web en donde se aclaran todas las inquietudes de turistas, artistas o distribuidores y se encuentran los datos de contacto. Un curioso hecho es que se organizan fiestas dentro del emplazamiento de Chelsea. También cabe destacar el espectáculo del Food Network con su propia canal de televisión.

 

Los locales del bloque de Chelsea no difieren demasiado de otros bazares, ya que cuenta con confiterías, restaurantes tailandeses e italianos, kiosko de prensa, tienda de productos árabes, librerías y locales para tomar un café o degustar un vino que destacan una normalidad absoluta en su funcionamiento.

Consejos

Es un lugar cuya clientela son ejecutivos y personas de cierto nivel adquisitivo. Por esta misma razón cuando se visite Chelsea hay que cambiar de mentalidad porque se acude a un sitio que vende a un precio mayor del corriente porque venden muy buen género.