Métodos anticonceptivos para no quedarse embarazada

Hoy en día es muy fácil acceder a diferentes tipos de métodos anticonceptivos, ya que existen tanto para el hombre como para la mujer, pudiendo hacer así una óptima planificación familiar.

En la actualidad, existe en el mercado una gran variedad de métodos anticonceptivos de gran ayuda para aquellas parejas que no deseen tener hijos, ya sea en un momento concreto de sus vidas o si lo han decidido definitivamente. Antes de elegir el método más conveniente es recomendable acudir a un ginecólogo para consultarle acerca de las diferentes opciones, teniendo en cuenta la frecuencia con la que se mantienen relaciones sexuales, el número de parejas sexuales que se tienen, los posibles efectos secundarios de cada método, su precio, el grado de comodidad y su eficacia.

Anticonceptivos de barrera

  • Los métodos anticonceptivos de barrera son aquellos que imposibilitan la unión del espermatozoide y el óvulo, y cuya ventaja principal es que no requieren un control médico periódico. 
  • Dentro de este grupo se puede encontrar el preservativo masculino, que es una funda de látex muy fina y resistente que se coloca sobre el pene erecto antes de la penetración. Este método es altamente recomendable puesto que, además de prevenir el embarazo, protege de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) y tiene una alta eficacia. Como principal inconveniente, indicar que es de un solo uso, aunque su precio es muy asequible.
  • También existe un preservativo femenino, muy similar a la versión masculina, pero de tamaño mayor, que se coloca recubriendo la vagina para imposibilitar la llegada de los espermatozoides al útero. Del mismo modo, también es de un solo uso y también protege de las ITS.
  • El diafragma es otro método anticonceptivo de barrera que se introduce en el fondo de la vagina, pero éste es reutilizable y debe utilizarse con espermicidas para elevar su eficacia.

Anticonceptivos hormonales

Los métodos anticonceptivos hormonales ofrecen una eficacia muy alta aunque, contrariamente, no protegen de las ITS y requieren un control médico habitual. Dentro de este grupo están las píldoras combinadas, que intervienen en el ciclo hormonal de la mujer paralizando la ovulación.

 

Existen de diferentes tipos, unas se toman durante 21 días con siete de descanso y otras durante 28 días, pero siempre se deben tomar diariamente y a la misma hora. También existe la píldora de gestágeno, que contiene una sola hormona, y que se toma a la misma hora, todos los días, sin descansar.

 

Otro anticonceptivo hormonal es el anillo vaginal, un aro que se fija en la vagina y que interviene igual que las píldoras combinadas. El anillo libera hormonas durante tres semanas y tiene que ser retirado al comienzo de la cuarta, para descansar.

 

El parche cutáneo es otro método que se coloca sobre la piel, la cual absorbe las hormonas que este va liberando. Es importante adherirlo a una zona del cuerpo donde no se utilicen cremas para evitar que se despegue y nunca debe ponerse en las mamas. Otros anticonceptivos hormonales son el inyectable, de administración trimestral, y el implante subdérmico, que tiene una duración de tres o cinco años.

Anticonceptivos mecánicos

El DIU es un de los anticonceptivos más utilizados. Consiste en un dispositivo plástico, en forma de T, con un filamento de cobre que el ginecólogo introduce en el interior del útero. Su resultado anticonceptivo es debido a una respuesta inflamatoria causada por el cobre dentro de la matriz. Tiene una duración de cinco años y una eficacia muy alta, aunque no protege de las ITS y requiere control médico.

Anticonceptivos definitivos

Los métodos anticonceptivos definitivos se obtienen mediante una operación quirúrgica irreversible, por lo que, quien se someta a dicha intervención deja de ser fértil. Son métodos con una eficacia muy alta que no protegen contra las ITS.
En el caso de la mujer, se realiza una ligadura de trompas con el objetivo de obstruirlas y evitar que el óvulo sea fecundado. En el hombre, se realiza la vasectomía, que consiste en seccionar y ligar los conductos deferentes.