Métodos efectivos para calmar el dolor de regla

Algunas mujeres tienen el dolor de regla tan fuerte que son incapaces de llevar a cabo su vida normal y, sin embargo, otras casi ni se enteran.

Los calambres, el dolor intenso, la hinchazón del abdomen y de la tripa y los cambios drásticos de humor son algunos de los síntomas de una condena que tienen que llevar a cuestas algunas mujeres todos los meses. Este dolor de regla tan intenso en los días previos a la menstruación y durante los dos primeros días de la misma se conoce con el nombre de dismenorrea. Estos dolores normalmente son provocados por las hormonas segregadas durante el periodo, llamadas prostaglandinas, que hacen que el útero se contraiga para expulsar el contenido menstrual si éste no ha sido fecundado.

Analgésicos o antiinflamatorios

  • Normalmente, los médicos suelen recetar ambos fármacos para paliar en la medida de lo posible los síntomas tan desagradables que produce el dolor de regla. Pueden recetarlos combinados o por separado. Nunca debemos automedicarnos, ya que no sabemos qué efectos pueden provocar estos fármacos en el organismo.
  • Se ha demostrado que son más efectivos los antiinflamatorios para el dolor de regla, ya que tienen un efecto analgésico directo inhibiendo la producción de la hormona prostaglandina. Sin embargo, los analgésicos, como por ejemplo el paracetamol, actúan de forma general, es decir, inhiben el dolor de regla a nivel cerebral, lo que no resulta tan directo a la hora de resolver el problema. Además, se sigue creyendo que los analgésicos aumentan el sangrado menstrual. Cuando el problema persiste y es severo, los ginecólogos optan por prescribir anticonceptivos orales, ya que, al no haber ovulación, se inhibe la segregación de las hormonas prostaglandinas. Esto sólo es usado cuando los fármacos no alivian los dolores de regla.

Remedios naturales

  • Llevar unos hábitos de vida saludable puede ayudar a mejorar el dolor de regla. Lo ideal sería consumir alimentos bajos en grasas, verduras, frutas y vitaminas, sobre todo vitamina B1 y vitamina E. También es muy recomendable realizar ejercicio suave en esos días, ya que ayuda a no tener tantas contracciones uterinas y a sentirnos mejor.
  • Existen otros métodos naturales para calmar los dolores, como la valeriana, aplicar calor en la tripa o incluso darse unas friegas de alcohol. Estos remedios pueden aliviar las molestias momentáneamente, pero no son definitivos. Muchas mujeres dejan de tener dismenorrea cuando tienen su primer hijo, ya que antes de tenerlo suelen tener el cuello del útero muy cerrado y con el parto vaginal el útero se queda más dilatado, con lo que las reglas posteriores no son tan dolorosas.