Métodos saludables para hacer a tu perro perder peso

La obesidad también es un riesgo para los perros, así que la mejor manera de demostrar cariño a tu mascota es ayudándole a perder peso.

Para reconocer a un perro obeso hay un método que se puede realizar en casa, ponerlo en cuatro patas y observalo desde arriba. Si su figura tiene una forma parecida a reloj de arena, marcando su cintura, la mascota está bien. Si es difícil reconocer dónde terminan sus costillas y se ve parejo, el perro debe perder peso.

Ideas básicas
Igual que en los seres humanos, el organismo de los perros funciona mejor si hay ejercicio y dieta balanceada. Muchas veces, por querer mimar a las mascotas se les llena de golosinas. Sin embargo, lo mejor es quitar este hábito y alimentar al perro con croquetas adecuadas a su edad, peso y raza, así como con agua natural.

 

En caso de que el cambio en la dieta deba ser muy radical, como ocurre cuando el perro está muy acostumbrado a la comida casera, lo mejor es hacerlo paso a paso; dando raciones de croquetas por lo menos una vez al día hasta que la mascota se acostumbre. Si se logra que consuma sólo la cantidad de calorías necesarias, contenidas ya en los productos especializados, además de las vitaminas y minerales que mantienen su salud, el perro puede perder peso fácilmente.

 

En cuanto al ejercicio, no hay que perder de vista que el perro es por naturaleza un animal de caza, que gusta de correr y buscar presas. Es cierto que las actividades cotidianas restan tiempo para dedicarle a la mascota, pero se necesitan al menos 20 minutos diarios para pasearla y jugar con ella, a fin de quemar calorías. En el mercado hay juguetes masticables que son un buen complemento.

Opciones farmacológicas
Solo en caso de que el perro no pueda perder peso y corra peligro grave, el médico veterinario puede recetar un fármaco que modifica la digestión de la mascota, pero hay que tener cuidado con esta alternativa y utilizarla si es prescrita, puesto que los problemas de obesidad por problemas metabólicos en el animal son solo uno de cada 100, es decir, en el 99 por ciento de los casos de obesidad, los perros pierden peso fácilmente con ejercicio y alimento balanceado.

 

Si al buen estilo de vida se añade cariño, atención y se evita el estrés, el perro gozará de muy buena salud y tendrá energía suficiente para cuidar la casa, alertar a sus dueños, jugar con los niños o acompañar a los adultos. No habrá más necesidad de perder peso.