Microemprendimiento: cómo crear una empresa casera

Un plan contra la crisis es crear una empresa desde el propio hogar en el que la inversión sea baja, no tenga demasadiadas trabas burocráticas y que obtenga más beneficios.

A lo que los expertos en economía se refieren cuando hablan de microemprendimiento es a la iniciativa por parte de aquellas personas que, a título individual, deciden crear una empresa que suele caracterizarse por un bajo nivel de inversión inicial y que, sin embargo, tenga bastantes posibilidades de obtener una rentabilidad media o alta.

Legalidad ante todo

El primer punto a tener en cuenta es no caer en la atractiva oferta de la economía sumergida ya que, si esta progresa, se pueden tener problemas fiscales por crear una empresa fuera del marco legal. Asimismo, es muy importante darse de alta en la recaudación de impuestos como autónomo.

 

A continuación se deberá informar, en el caso de que se tengan empleados a cargo, del número y percepción salarial. Asimismo, si se desempeña la labor en un local establecido para ello se deberá tener en cuenta que la administración debe ser informada y se ha de pagar la correspondiente licencia.

El manifiesto del microemprendedor

Se deben seguir una serie de pasos previos al crear una empresa que empiezan con la idea y culminan en la implementación de la misma. Entre ambos puntos se encuentran el análisis y la autocrítica ya que si, antes de empezar a llevarla a cabo, presenta deficiencias será necesario un replanteamiento de la misma.

 

Siguiendo esta línea, se debe intentar crear una empresa del modo más innovador. Esta no tiene que ser original por sí misma pero el "cómo" se lleva a cabo un proyecto ha sido ya la causa de muchos éxitos y fracasos de empresarios. Las claves se encuentran en los contactos, la disciplina, la constancia y la confianza.

 

Cuando el planteamiento esté madurado llegará el momento de encontrar clientes y, a falta de medios, la solución más adecuada será seguir estudios de mercado, elaborar un plan de fidelización de clientes y, sobre todo, no esperar a que sólo con crear una empresa se cumpla todo lo previsto.