Mitos y leyendas de Rapa Nui, la isla de Pascua

La isla de Pascua es un lugar mágico lleno de misterios y leyendas, historias que narran el origen de los tiempos desde la formación de la mismísima tierra.

Rapa Nui o la isla de Pascua es una isla de Chile emplazada en la Polinesia. Considerada como uno de los lugares más turísticos del país, esta isla cuenta con una gran belleza natural aderezada con una cultura ancestral que sorprende al turista con elementos tan misteriosos y bellos como las estatuas moáis.

Vestigios de una cultrua ancestral

La fuerte tradición cultural de los habitantes de esta isla hace que sus niños hablen el dialecto Rapa Nui hasta comenzar la escuela, donde posteriormente se les enseñará el español y de esa forma puedan relacionarse con el resto del país. También guardan ciertas costumbres ancestrales que hasta el presente son celebradas por ancianos y niños, mostrando que tienen gran respeto por sus orígenes.

 

La historia de la isla de Pascua bien podrían comenzar con la creación del mundo. En su mitología se le conoce como la leyenda de make make, y es importante no sólo por hablar del origen de la raza humana, también por ser el comienzo de su propia civilización.

Leyenda de Make Make en la Isla de Pascua

Cuentan en la isla de Pascua que el creador del mundo fue Make Make, un dios guerrero con gran imaginación que desenfundó todos sus poderes creativos para dar a luz al mundo. La leyenda cuenta que una vez terminado el mundo, el dios lo miraba una y otra vez pensativo. En su interior deseaba terminar su creación con algo más espectacular, pero no sabía qué.

 

Un día, por casualidad, se quedó mirando el interior de una calabaza llena de agua. Su sorpresa fue grande al darse cuenta de que él mismo tenía un rostro, y que se veía a través de esas cristalinas aguas. A continuación, algo con pico y plumas se posó sobre su hombro, y pensó que estaría bien juntar esos dos rostros para formar un solo animal, y así fue como creó el primer morador de la tierra.

 

El problema es que Make Make quería seguir creando y culminar sus esfuerzos con un ser que se pareciera a él y pudiera hablar y pensar. Fue así como decidió fecundar los mares, pero de su intento solo nacieron peces, los cuales no pudieron hacer mucho más que burbujas. Como último intento tomó una roca de ella hizo surgir a un nuevo ser, el hombre.

 

El dios se puso muy contento al darse cuenta de que su creación encarnaba todo lo que él mismo había deseado. No obstante, se dio cuenta de que ese ser estaba muy solo y triste, así que decidió dejarlo dormir y construirle una compañera. Fue así como nació el ser humano, y también obviamente los primeros moradores de la Isla de Pascua, que fueron acompañados por el dios hasta ella para poder morarla y perpetuar su especie.