Nunca es tarde para prender a tocar un instrumento

Aprender a tocar un instrumento no depende de la edad de la persona sino de las ganas de tocar. Sin embargo, por mucho entusiasmo que se ponga, siempre es conveniente saber por dónde empezar.

La música, como cualquier forma de arte, no tiene límites de edad. Aprender a tocar un instrumento puede hacerlo toda persona con espíritu emprendedor que haya decidido, antes de nada, qué es lo que quiere tocar. Si bien la manera de hacer música es una sola, los instrumentos tienen cada uno su respectiva forma de ejecución. Por eso es importante dedicarle un tiempo a la elección del tipo de instrumento que queremos tocar.

Por dónde empezar

  • Aprender a tocar un instrumento es, en general, un gran desafío que en muchos casos se termina antes de empezar. Es fundamental tener en cuenta que no se puede aprender algo de un día para el otro.
  • El primer punto consiste en elegir cuidadosamente el instrumento. Es importante definir cuál es el que realmente nos llama la atención y despierta un interés genuino en aprender a dominarle. Con una elección correcta será mas llevadero, dinámico y, consecuentemente, más satisfactorio el proceso de aprendizaje.
  • Debe comprenderse como algo que se ha elegido hacer en busca de la propia satisfacción. Solo entonces, desde el momento en que se tome el instrumento, todo progreso, por pequeño que sea, se advertirá rápidamente, lo que alimentara el incentivo apropiado para continuar con la empresa. Perseverando y siempre que se encuentre el placer, cada intento de tocar algo será mas fácil la próxima vez.

 

Una vez elegido el instrumento

  • La idea es empezar a reconocer el instrumento, su forma, confección y naturaleza (de viento, de cuerdas, de percusión). Para aprender a tocar un instrumento es necesario empezar por aprender a agarrarlo, una mala postura seguramente ensuciará la ejecución y por ende el sonido. Se busca que suene bonito aunque sea una sola nota.

 

Algo de información para empezar

  • Existen páginas web especializadas en donde se encontrará documentación teórica y gráfica para muchos instrumentos, así como información referente a cómo tocar cada nota en cada uno de los instrumentos. También se pueden encontrar ejercicios en base a diferentes escalas, adecuados para un buen comienzo.
  • Aprender a tocar un instrumento es, pues, una gratificante tarea alimentada por la perseverancia y la elección correcta.