Nuuk: viaje a la capital de la mayor isla del mundo

Nuuk, capital de Groenlandia, territorio autónomo de Dinamarca, es una pequeña ciudad de no más de 14.000 habitantes compuesta por casas bajas pero coloridas típicas del paisaje groenlandés.

Desde que la costa sur de la isla de Groenlandia se poblase por vikingos en el siglo X, numerosas civilizaciones han intentado establecerse en este duro clima, con una temperatura anual media de 1ºC bajo cero. Así, a tan sólo unos 240 kilómetros del Círculo Polar Ártico, se dibuja Nuuk, una pequeña ciudad pero con una gran historia.

Viajar a Nuuk

Con vuelos directos desde Estados Unidos y Canadá, y en Europa desde Islandia y desde los países escandinavos, cada vez son más los que se aventuran a visitar una de las islas más inhóspitas del planeta. También llegan turistas desde barcos procedentes de Canadá, desde la costa del Labrador. Para todos ellos están surgiendo hoteles y servicios turísticos por todos los rincones de la ciudad, que intentan atender la cada vez mayor demanda turística.

 

Se trata, sobre todo, de un turismo orientado a la contemplación de la naturaleza, inalterada y prácticamente salvaje en toda la isla. El paisaje, mucho más espectacular aunque más desagradable en los meses fríos, conserva cerca de la ciudad espectaculares icebergs de todos los tamaños, extensos fiordos. En los vastos territorios cubiertos de nieve se practican todo tipo de deportes durante todo el año, especialmente deportes conocidos como “de invierno” en territorios más meridionales.

 

Se organizan excursiones de senderismo y montañismo, así como expediciones a los numerosos poblados inuit existentes en la zona, todo ello en trineos tirados por perros o trekkings cuando la nieve es suficiente. Son frecuentes, también, las excursiones de pesca o paseos en barco por la bahía Disko para ver ballenas, morsas, orcas y otros animales que, de otra forma, sólo sería posible verlos en un zoológico.

Qué ver en la ciudad de Nuuk

La ciudad de Nuuk cuenta con la sede del Parlamento y con la propia Universidad de Groenlandia, edificios emblemáticos de la ciudad. Es recomendable visitar el Museo Nacional y el monumento a Hans Egede, donde se fundó la ciudad. Por supuesto, no hay que perder la oportunidad de introducirse en la cultura local en el Mercado Braedet donde comprar carne de ballena, de foca o de caribú a precios bastante razonables.