Organizar un cumpleaños infantil: sugerencias para juegos

Organizar un cumpleaños infantil donde la diversión esté garantizada es tan sencillo como incluir en la fiesta algunos de los juegos favoritos de los más pequeños.

Además de la tarta, los caramelos y los regalos, cuando nos toca organizar un cumpleaños infantil, una buena idea que consigue que el la celebración sea inolvidable para los niños, es jugar todos juntos, a alguno de sus juegos infantiles favoritos.

La piñata
Uno de los entretenimientos más habituales cuando hay que organizar un cumpleaños infantil es la piñata; a los niños les apasiona tanto el juego de romper la piñata, como descubrir y conseguir las sorpresas escondidas en su interior.

Se trata de un muñeco hecho de cartón piedra o comprado que se rellena con caramelos y pequeños juguetes. Este cuelga de una cuerda, el niño que cumple años debe de romper, con los ojos vendados, debe tratar de romperla ayudado de un palo de madera.

La gallinita ciega
Un juego muy popular que se suele elegir frecuentemente al organizar un cumpleaños infantil, consiste en vendarle los ojos a un niño, hacerle dar vueltas, cantando una pequeña estrofa que dice "gallinita ciega, da vueltas y vueltas, no nos ves ni nos verás, y no nos encontrarás".

No se deben dar demasiadas vueltas al pequeño para evitar mareos,lo habitual es tres vueltas sobre sí mismo, que son suficientes como para que no atrape a los otros niños memorizando su situación, pero sin que se maree.

El juego consiste en atrapar otro niño e identificarlo sin usar la vista. El área de juego debe ser pequeña y libre de obstáculos. Si al atrapar a otro niño le logra identificar, el niño identificado para a ser la gallinita ciega; si falla le debe dejar escapar. El juego lo suele comenzar el niño que cumple años.

El escondite inglés
Una variante del escondite muy empleada al organizar un cumpleaños infantil es el escondite inglés, que posee sobre éste la ventaja de que se mantienen controlados a los niños, pues no se esconden, sino que mientras uno se sitúa de espaldas, apoyado en una pared o árbol, los otros niños avanzan.

Al niño que le toca contar, recita la cancioncilla: "al escondite inglés, sin mover las manos ni los pies"; en ese momento se gira rápidamente  y si ve a alguno moverse, el 'cazado' debe retroceder hasta el inicio. Gana quien logra llegar a tocar al niño que encargado de la vigilancia.