Paracaidismo: consejos básicos para principiantes

El paracaidismo es un deporte de riesgo que está en pleno auge, pues cada vez son más las personas que quieren experimentar la sensación de liberar adrenalina a través de la caída libre.

Soñar con poder volar es uno de los deseos más primitivos de los humanos y, por ello, fueron muchos los visionarios que intentaron desarrollar algún sistema que pudiera permitírselo. Aunque hubo varios precursores, el considerado primer paracaidista de la historia fue el francés André Jacques Garnerin, quien realizó numerosos saltos desde 1797, cuando saltó desde su globo sobre la ciudad de París, protagonizando la primera exhibición de paracaidismo.

Consejos básicos

Si es la primera vez que vamos a practicar paracaidismo es de vital importancia que elijamos una buena escuela especializada en este deporte, que cuente con unos profesionales competentes y que nos proporcione todo aquello imprescindible para poder saltar con seguridad, desde los conocimientos teóricos hasta el equipamiento necesario. Éste se compone de un mono de salto, un arnés, un casco, gafas y guantes.

 

También es importante que establezcamos una buena relación con nuestro instructor y que este nos proporcione confianza, ya que será él quien guiará nuestros saltos. Debemos preguntarle todo aquello que nos inquiete para despejar las dudas existentes y quedarnos tranquilos.

 

Por último, no conviene olvidar que debemos resguardar nuestro cuerpo de las bajas temperaturas que provoca la altura elevada, por lo que tenemos que llevar ropa de abrigo que sea cómoda y un calzado adecuado que proteja nuestros tobillos a la hora del aterrizaje.

Requisitos necesarios

Para practicar paracaidismo es imprescindible contar con una condición física y mental óptima, por lo que no es una actividad apta para las personas que padezcan problemas cardíacos o aquellas que estén tomando medicamentos que disminuyan la atención o provoquen somnolencia. También se debe tener en cuenta si se ha practicado submarinismo con botella recientemente o si se ha donado sangre, informando al monitor para que este tome las medidas pertinentes y decida si es un buen momento para realizar el salto o bien si conviene esperar un par de días para estar en perfectas condiciones.

 

Para aquellos que no cumplan ninguna de las observaciones anteriores, los requisitos indispensables para poder practicar paracaidismo son que no se mida más de dos metros, no se pensé más de 110 kilos y se sea mayor de 16 años. Los menores de esta edad podrán hacerlo, siempre y cuando cuenten con una autorización escrita y firmada por sus padres o tutores legales.