Pasear a los perros del vecindario: cómo hacer negocio

Pasear a los perros del vecindario puede ser una actividad que aporte un beneficio económico interesante pero se debe tener en cuenta el importante grado de responsabilidad que implica.

Si ama a los animales, pasear a los perros del vecindario puede convertirse una actividad que le aporte un salario extra; ya que se trata de una ocupación con un alto grado de responsabilidad por lo que los honorarios suelen ser bastante elevados. Por eso, para una persona que se sienta a gusto con los animales y tenga un gran sentido de la responsabilidad, este trabajo extra puede ser beneficioso tanto a nivel económico como personal.

Pasear a los perros del vecindario sin ser entrenador
Si decide hacer de esta actividad una profesión, ha de saber que debe tomar un curso de adiestrador. Sin entrenamiento no debería pasear más de cinco perros por tarde. Un adiestrador está preparado para hacerlo hasta con veinte perros; pero es fundamental que usted se sienta seguro de poder controlar una cantidad determinada de animales.

 

Antes de salir a pasear a los perros del vecindario, debe tomarse un pequeño período de tiempo para familiarizarse con cada uno de ellos. Es conveniente visitarlos en sus casas, un par de veces, para que se vayan acostumbrando a su presencia; que el animal vea que usted charla amigablemente con sus dueños, mientras lo acaricia.

 

Debe mostrarse amigable con el animal desde el principio, pero tampoco es conveniente estrechar demasiado el afecto con el mismo. Luego él deberá compartir su atención con otros perros, y estos animales suelen ser muy celosos de aquellos quienes les prodigan afecto y atención.

 

 

Procure conformar grupos para pasear a los perros del vecindario, constituidos por animales de diferentes tamaños. Los perros suelen ser más agresivos con pares de igual volumen, y se muestran más mansos si hay animales más pequeños presentes; estos también se mostrarán más calmos ante la presencia de perros más grandes.

 

En el caso de ejemplares hembra, cerciórese que no se hallen en período de celo, o pida a sus dueños que le suministren algún tipo de inhibidor, que se puede comprar en cualquier farmacia veterinaria. Finalmente, queda prohibido dar golosinas o alimentos a los animales durante el paseo; los animales deben salir ya alimentados desde sus propias casas.

La responsabilidad de pasear a los perros del vecindario
Usted llevará a los perros a lugares provistos de zonas adecuadas para ellos. Nunca permita que los niños tomen contacto con los perros a su cuidado. Su actividad no puede ser nunca una molestia pública; provéase de bolsitas plásticas y guantes de látex para recoger los excrementos de los animales.