Pasos a dar para ser un trabajador por cuenta propia

Convertirse en trabajador por cuenta propia es la mejor forma de no tener jefes y trabajar tan solo para uno mismo.

Si se consigue triunfar, ser trabajador por cuenta propia genera muchos más ingresos que trabajar por cuenta ajena, pero es necesario tener en cuenta una serie de pautas y precauciones para poder realizar el salto de forma efectiva y exitosa.

Analizar previamente el sector

Algunos sectores parecen fáciles de abordar para trabajar por cuenta propia, como es el caso de vender artículos de electrónica por internet. Sin embargo, debido a la existencia de grandes multinacionales que ajustan mucho sus margenes de beneficios y a la afección de mayores costes para los pequeños empresarios, este terreno puede no ser idóneo para convertirse en trabajador por cuenta propia.

 

Para analizar la viabilidad del proyecto es adecuado empezar a realizar la operación a pequeña escala, de modo que se ganará poco por la poca clientela pero cuando se tengan ingresos suficientes para vivir de ello, se podrá desprender de su actual trabajo por cuenta ajena y empezar a ser trabajador autónomo.

Seguridad social

Un trabajador por cuenta propia debe darse de alta en el régimen de autónomos de la Seguridad Social. Si se está en el paro, se puede pedir la capitalización del mismo, y así la Seguridad Social da todo el dinero pendiente de la prestación por desempleo en un único pago, el cual se puede emplear para comprar material necesario o para sufragar los pocos ingresos propios al comienzo de la actividad.

 

Tanto para darse de alta en el régimen especial de trabajadores autónomos, como para solicitar la capitalización de la prestación por desempleo, se debe acudir a la oficina de la administración de la Seguridad Social más cercana al domicilio. Esto se puede averiguar en la web de la Seguridad Social o llamando por teléfono a cualquier oficina o al número de información.

 

Según lo que estimemos que se ganará en limpio, se escoge la base de cotización, teniendo en cuenta que si es baja la cuota será menor, pero las prestaciones por incapacidad temporal o la pensión al jubilarse también serán de menor cuantía. Es posible poner al principio una base baja y subirla conforme aumenten los beneficios obtenidos. Lo que no se puede es ponerla alta y disminuirla más adelante.

Pago de impuestos

Para poder comenzar la actividad se debe dar de alta el impuesto sobre actividades económicas, aunque al ser trabajador por cuenta propia no se deba de pagar nada por dicho concepto. También se debe hacer declaración trimestral del impuesto del valor añadido o IVA, lo cual generalmente se deja en manos de un gestor, que además le ayudará a conseguir ventajas fiscales así como ayudas y subvenciones.