Pasos para convertirse en un agente deportivo

Pasión por el deporte, formación en derecho, periodismo o administración, y mucho esfuerzo son los requisitos que debe reunir cualquier persona que busque convertirse en un agente deportivo.

Ser agente deportivo es una carrera excitante, que además de permitir combinar la pasión por un juego con el trabajo diario, puede llegar a convertirse en una actividad muy rentable si se siguen los siguientes pasos para convertirse en un agente en las mejores condiciones.

Estudios recomendados

  • Un agente deportivo es un representante de un jugador profesional, que negocia en su nombre tanto los contratos de empleo con los clubes, como los publicitarios. El agente recibe a cambio como remuneración un porcentaje sobre los ingresos del jugador.
  • Lo primero que debe poseer quien quiera convertirse en un agente deportivo es pasión, afición real por los deportes, especialmente por aquel en el cual se va a concentrar.  Ayuda mucho haber practicado este deporte a nivel, por lo menos, pre-profesional, y conocer ciertas particularidades que solo son accesibles "desde dentro".
  • En segundo lugar, para convertirse en un agente se deben adquirir conocimientos legales, referidos más en concreto a la legislación deportiva y laboral, así como publicitaria y de derechos de autor. Una carrera en derecho sería ideal; de hecho, un gran porcentaje de agentes son abogados.
  • Para convertirse en un agente también puede ser útil estudiar periodismo y especializarse en la rama deportiva, o tomar algún master en administración de empresas, como gerencia deportiva, un postgrado que ha cobrado relevancia últimamente.

Obtener una licencia y captar clientes

Algunas disciplinas deportivas, como el fútbol, exigen que para convertirse en un agente deportivo se obtenga una acreditación, que comprende, además de la comprobación de ciertas condiciones éticas, como no haber sido condenado por delitos o por infracciones deportivas, que se supere una prueba escrita.

 

La referida prueba está centrada básicamente en temas de derecho nacional e internacional y en el conocimiento de las reglamentaciones de las federaciones tanto españolas como supranacionales.

 

Tener la licencia, no obstante, no es suficiente para convertirse en un agente. Hace falta lo más importante, que es conseguir jugadores que quieran ser representados. Ello implica, en primer lugar, establecer toda una red de contactos y amistades que puedan recomendar al agente.

 

Una forma de convertirse en un agente es consiguiendo trabajo en una agencia reconocida, lo cual no es sencillo a menos que se tengan conexiones o se pueda demostrar una vocación y unas aptitudes idóneas para el cargo.

 

La otra vía es establecer su propia oficina, lo que conlleva probablemente que pase un tiempo anes de que se generen ingresos. En este caso, la constancia, el esfuerzo y la paciencia son los recursos más importantes para convertirse en agente deportivo.