Pasos para hacer una bolsa de tela utilizando retales

Para obtener una bolsa de tela práctica, sencilla y moderna, solo hace falta tener en cuenta una serie de consejos y mucha creatividad.

Una bolsa no solo es un elemento de utilidad sino que también constituye un icono que refleja personalidad y gustos, tanto en hombres como en mujeres. Se trata, además, de un elemento muy práctico en nuestras actividades por lo cual hacer una bolsa de tela puede resultarnos de mucha utilidad.

El diseño de mi bolsa de tela
Lo primero que se debe tener en cuenta al hacer una bolsa de tela es la utilidad que se le dará, es decir, definir qué cosas se transportarán en ella para determinar la resistencia que deberá tener y el tipo de tela que convendrá usar. Podría ser para papeles, libros, la portátil, comida, paquetes, artículos personales como el móvil, monedero o cualquier elemento que se nos ocurra.

Una vez determinado su uso se puede pensar en el diseño: el tamaño que tendrá, las telas a emplear, la resistencia, los compartimentos, el estilo que más vaya con la persona y los colores. Es importante dibujar el diseño para usarlo como guía.

Pasos para la realización de la bolsa
Teniendo en cuenta el diseño, se procede a trabajar con los materiales, recortando las partes que lo compondrán. Por un lado está el cuerpo de la bolsa que deberá ser resistente y compacto, con telas fuertes como el jean o la pana. Si se usan retales de diversas texturas es conveniente hacerle un forro interno que le dé mayor seguridad. Por último se añadirán los accesorios como bolsillos o tirantes, respetando los tamaños y proporciones.

Es preferible que la costura se realice a máquina para que las partes aparezcan más integradas, y así se logre hacer un bolsa de tela prolija y resistente, aunque también hay personas que cosen muy bien manualmente.

Una vez cosido todo el cuerpo es importante reforzar las partes principales, ver que botones o cierres estén bien aplicados y que no haya irregularidades.

Como consejo, no es recomendable hacer un bolsa de tela recargada de elementos extras, sino más bien tener en cuenta para qué se quiso hacer la bolsa y ajustarse a un diseño sencillo.

 

Según la creatividad se podrán hacer diseños muy variados, novedosos o tradicionales, informales o más discretos; y lo mejor es usar materiales que se tengan a mano como ropa en desuso o accesorios como botones, cordones o cintas.

Tanto mujeres como hombres pueden tenerlas para distintas ocasiones por lo cual la actividad de hacer un bolsa de tela puede ser muy divertida y productiva. De estar conforme con el producto incluso las puede hacer para regalar a sus amigos o hasta venderlas.