Pasos para separarse de la forma menos traumática

En un proceso de separación se pueden seguir una serie de pasos para separarse sin tener que pasar por graves traumas.

La ruptura de una pareja es siempre un proceso complicado que viene acompañado de sentimientos contradictorios de duelo, negación y rebeldía. Sentimientos difíciles de asimilar por quien no ha tomado la decisión de la separación. Sin embargo, pueden minimizarse las consecuencias de la ruptura siguiendo una serie de pasos para separarse.

Es importante minimizar el dolor del abandono

  • Ya sea por engaños, desencuentros, distanciamientos o cualquier otra razón, lo frecuente es que la decisión de ruptura no sea tomada de común acuerdo. La decisión de terminar con la relación es siempre para uno de los dos miembros de la pareja una imposición difícil de asumir práctica y sentimentalmente. Por esta razón es el individuo abandonado quien pone más dificultades a la extinción de la pareja.

 

Pactar una serie de pasos para separarse de la forma menos traumática

  • Es muy conveniente, en la medida de las posibilidades de cada caso, pactar un proceso que amortigüe el dolor y reconduzca a la nueva situación. Es interesante intentar programar una serie de encuentros periódicos para hablar sobre la nueva situación y saber encauzarla hacia un nuevo escenario de amistad.
  • No hay que apresurarse en repartir los objetos materiales. Los pasos para separarse no hay que aplicarlos inmediatamente, por lo que se puede pactar un tiempo para negociar con tranquilidad y nunca hay que enfrentar a los familiares y amigos contra la antigua pareja. Es imprescindible evitar los reproches sobre los motivos que han conducido a la actual situación, pues ya no arreglan nada y solo generan insatisfacción y tensión.

El objeto de los pasos para separarse

  • Obviamente estos pasos solo pueden darse en condiciones en las que la extinta pareja sea capaz de seguir teniendo una relación mayor o menor de amistad. Lógicamente, en casos de malos tratos o similares sería imposible ponerlos en práctica, pues se trata, en definitiva, de ayudar al otro u otra a aceptar la nueva situación, sin que genere un shock de pérdida demasiado inaceptable o demasiado doloroso.
  • El proceso también consiste en ir asumiendo poco a poco que los sentimientos de tristeza e impotencia del principio van a dar paso con tiempo a un retorno a la normalidad.