Pasos a seguir para heredar una propiedad

Para heredar una propiedad deben realizarse algunos trámites, como una declaración de herederos, y solicitar la partición de la herencia ante un notario o un juez.

Son varias las diligencias que deben cumplirse para heredar una propiedad, que pueden complicarse dependiendo de si existe testamento, de si hay o no herederos con derecho a legítima y de si se logra un acuerdo unánime entre ellos, por lo que resulta necesario conocer algunos detalles al respecto.

Gestiones iniciales

Al heredar una propiedad, lo primero que debe hacerse es solicitar el certificado de defunción del causante, que lo otorga el Registro Civil del lugar donde ocurrió el fallecimiento, y un certificado del Registro de Actos de Última Voluntad para determinar si aquel ha hecho testamento. Si este existe, es necesario solicitar una copia auténtica ante la notaría donde se otorgó.

 

Si no se otorgó testamento alguno, los herederos legales deber hacer una declaración de herederos. Si se trata de descendientes, ascendientes o cónyuge, que son los beneficiarios forzosos, basta hacerla ante un notario. Por el contrario, para los demás supuestos, de hermanos, sobrinos, primos hermanos o sobrinos nietos, la declaración debe ser hecha ante un juez.

La partición

Una vez obtenida copia del testamento o con la declaración de herederos si no existe aquel, se solicita al notario la partición de la herencia. Esta puede ser de común acuerdo entre todos los beneficiarios, en cuyo caso se pagan las deudas y legados específicos y se determina cómo repartir los bienes restantes.

 

Si al menos uno de los que van a heredar una propiedad considera que su porcentaje en dicho bien es mayor que lo afirmado por los otros beneficiarios y, en consecuencia, no está de acuerdo con la partición, esta debe ser hecha por un juez a través de un juicio en el que se oirá a todos los interesados.

 

Para completar el proceso de heredar una propiedad imueble, la partición se inscribe en la oficina de registro correspondiente. Además, en cualquier caso, deben pagarse los impuestos sobre sucesiones a que haya lugar, que dependen de varios factores, no solo del valor de los bienes recibidos.