Pelota para un hámster: precauciones

Antes de comprar una pelota para un hámster es necesario tener en cuenta una serie de parámetros como el color o el tamaño par que se adapte perfectamente a nuestra mascota.

La mayor parte de las personas que tienen a este animal como mascota han comprado, o por lo menos se han planeado comprar, una pelota para un hámster. Es bien sabido que estas esferas de plástico son un magnífico accesorio creado para el disfrute y diversión de los pequeños roedores; no obstante, es necesario tomar ciertas precauciones antes de comprar una pelota para un hámster, para así poder mantener lo más segura posible a nuestra mascota.

Color de la pelota
La visión de los hámsters es bastante pobre comparada con el alcance del ojo humano. Por eso, a la hora de elegir una pelota, trata de comprar una que sea de color claro o transparente, ya que, si bien las pelotas coloridas pueden ser más agradables para la vista, si eliges una de un color oscuro tu hámster no podrá ver por dónde va y chocará frecuentemente contra las paredes, cosa que podría espantar mucho al animal, ya que al estar dentro de la pelota algunos hámsters sienten como si estuvieran dentro de una caja oscura que corre tras ellos cada vez que se se mueven. Por eso, la pelota transparente o de colores claros es la opción más segura y que menos asustará al hámster.
Después de un tiempo de correr en la pelota de color claro, el hámster ya debería de estar acostumbrado a los contrastes de los objetos o las paredes de tu casa.

Temperatura corporal del hámster
Si decides utilizar una pelota para hámster, asegúrate de que él tenga descansos de 20 minutos o más en su jaula, para así evitar que se pueda cansar o incluso deshidratarse. Ten en cuenta que dentro de la pelota para un hámster la temperatura es unos grados mayor.

Que tu hámster se quede atrapado
Si no oyes rodar la pelota durante unos minutos mientras tu hámster está adentro, ve a comprobar si todo está bien. Puede haberse quedado atrapado detrás o debajo de algún mueble u objeto de la casa. En cuanto te familiarices con los hábitos de rodaje del hámster, puedes bloquear o retirar estos obstáculos para evitar que ocurra o despejarle el paso.

Heridas o golpes
Ten en cuenta que la pelota para un hámster puede rodar escaleras abajo, lastimando a tu mascota. Si tienes escaleras en tu casa, asegúrate de bloquearlas mientras el animal está jugando en su pelota. Tampoco debes permitir que nadie "juegue" con la pelota mientras el hámster está dentro. Moverla bruscamente, lanzarla al aire o botarla puede causarle severas heridas al pobre hámster que se encuentra adentro.