Plan de acampada: cómo montar una tienda de campaña

Saber montar una tienda de campaña antes de ir por primera vez de camping, ahorrará mucho tiempo al llegar al destino y evitará quebraderos de cabeza en esos días en que se busca paz y tranquilidad.

Algunos materiales son imprescindibles a la hora de organizar una excursión de varios días a la naturaleza y, entre ellas, la tienda de campaña es fundamental, ya que será lugar de descanso nocturno y de refugio durante ese tiempo. Al abrir la bolsa de la tienda de campaña el excursionista se enfrentará a todo un reto si no armó antes ninguna.

Tipos de tiendas de campaña y componentes

Los dos tipos de tienda de campaña más utilizados son, la canadiense, que tiene forma piramidal, y la igloo que, como su nombre indica, tiene una estructura parecida a las construcciones de los esquimales. Existen también las tiendas llamadas estructurales, con varios compartimentos, y las isotérmicas, para condiciones climáticas extremas.

 

También hay un tipo de tiendas automontables, debido a la flexibilidad de su estructura, que solo requieren abrirlas y sujetarla clavando las piquetas al suelo. Elegir la tienda más adecuada, dependiendo de la cantidad de personas que van a estar dentro, de la facilidad de montaje y del clima al que el viajero se va a enfrentar.

 

Los componentes de toda tienda de campaña son, en primer lugar el cuerpo, que es la parte interior, donde se duerme; la estructura, formada por varillas flexibles o rígidas dependiendo del tipo de tienda; el doble techo, para proteger de la lluvia; y los vientos y piquetas que sujetan la estructura para protegerla de los embistes de las tormentas y del viento.

Montando la tienda de campaña

Primero elegir un lugar plano y sin piedras extendiendo un plástico que aisle de la humedad y del barro. Sacar todas las partes de la tienda y extenderlas por separado, montando todas las varillas que se introducirán por los huecos del cuerpo de la tienda de tal forma que la estructura quede en pie.

 

Después se clavan las piquetas de cada esquina del cuerpo de la tienda de campaña al suelo y se coloca encima el doble techo, clavando también sus piquetas correspondientes, de tal forma, que la tienda quede bien estirada por todos lados. Así la tienda queda montada y lista para usar.