Por qué elegir el turismo sostenible

El turismo sostenible propone diversas prácticas turísticas que preservan el medio, asegurando la continuidad del mismo, con el objetivo de ser utilizado con iguales fines en un futuro.

El turismo sostenible propone el desarrollo habitual de las actividades turísticas, evitando dañar al medio en el que se lleven a cabo las mismas. Si bien el término suele entenderse como innovador, este tipo de actividades se llevan realizando desde hace más de tres décadas, con excelentes resultados en la reducción del impacto ambiental negativo.

En qué consiste el turismo sostenible
El turismo sostenible apunta a la práctica de actividades relacionadas con el ocio y el entretenimiento, sin originar efectos perjudiciales sobre el ambiente elegido para desarrollarlas. El objetivo del mismo es lograr mantener el equilibrio natural y ecológico de aquellas áreas elegidas para hacer turismo intentando conseguir que el impacto de la actividad turística sea el mínimo posible.

 

El duro trabajo de las organizaciones encargadas de implementar este tipo de turismo, han logrado revertir drásticamente los datos que revelaban incendios forestales, matanzas indiscriminadas, cazas abusivas, entre tantas otras violaciones al equilibrio de la naturaleza.

 

 

Es necesario aclarar, que el turismo sostenible no se basa únicamente en la protección de la flora y fauna, sino que extiende al cuidado de la población, su cultura, costumbres y fuentes económicas. Es decir, se preserva el entorno en todas sus esferas, para no alterar aquello que invoca la atención del público.

Cómo llevarlo a la práctica
El turismo sostenible es muy fácil de implementar, ya que se sustenta en una relación estrecha y consciente entre los seres humanos y el entorno próximo. La propuesta se basa en el conocimiento del medio y de la cultura, para lograr su comprensión y puesta en valor generando un aprecio sobre lo que ese entorno y esa sociedad concreta puede ofrecer para el visitante.

 

Por ello, muchos organismos relacionados a las actividades turísticas, entre los que se halla la Organización Mundial del Turismo, apuestan por la capacitación de la población, a fin de lograr el cometido propuesto con éxito. Muchos son, por lo tanto, los países que implementan los cursos de turismo sostenible, entre las opciones de capacitación. La publicidad también posee importantes características difusoras, tanto de la idea original como de los alcances esperados de la misma.

 

 

Incontables son los ambientes que han logrado rehabilitarse del maltrato de los turistas, los cuales fueron rescatados gracias a las acciones descritas y llevadas a cabo para que los visitantes tomen conciencia de su importancia. Por otro lado, las normas legales de cumplimiento efectivo son otro gran estandarte sobre el cual reposan las prácticas relacionadas con la sustentación del medio.

 

Sin lugar a dudas, el turismo sostenible es totalmente recomendable y sumamente positivo, tanto por los resultados obtenidos, como por los bajos costos que implica implementar un programa de tales características. Además, el viajero gozará placenteramente de su estadía, sin destruir el ambiente que genera dicho gozo y conociendo en profundidad las características de diferentes sociedades y culturas.