Preguntas que hay que hacerse antes de comprar una tortuga

Algunos datos interesantes de las tortugas y cosas que tienen que saberse antes de adquirir una.

Dentro de la selección de animales que pueden tenerse como mascotas está la tortuga. Muchas personas recomiendan que sea la primera mascota de un niño, pues implica desarrollar el sentido de responsabilidad poco a poco, además de que los cuidados que requiere este reptil son mucho más sencillos que los de un perro o un gato. Además es muy raro que una persona sea alérgica a las tortugas, pues estas no tienen pelo y no dejan suciedades por toda la casa o el jardín. Sin embargo, sí requieren cuidados y es importante que antes de tomar la decisión de comprar una tortuga se prevean las siguientes cuestiones.

Dónde puede vivir una tortuga
Una de las primeras cuestiones que se tienen que tomar en cuenta antes de comprar una tortuga en casa, es la de tener un lugar listo para ella. En el caso de las tortugas acuáticas, puede comprarse un tortuguero de los que se venden en cualquier tienda de mascotas. Este se adapta muy bien a los requerimientos de una tortuga pequeña. Si se cree que es muy pequeño, puede ponerse un espacio más amplio. Para ello, se puede adecuar una pecera, siempre y cuando cuente también con un poco de grava o arena donde pueda descansar.

 

Las tortugas terrestres deberán tener listo un terrario. Pueden habitar también en un jardín pequeño donde tengan suficiente sombra, plantas y hierbas pequeñas con las que se puedan alimentar, éstas también necesitan agua; sin embargo, el lugar donde se decida poner a la tortuga no debe tener tierra o arena muy fina pues puede entrar dentro de su caparazón o sus ojos, se debe tener cuidado también pues esta especie suele enterrarse, comer hierbas con aloe o espinas que pueden hacerle daño.

Qué cuidados necesitan
Se dice fácil comprar una tortuga, pero junto con los preparativos de su hábitat, es necesario adquirir algunas otras cosas para su cuidado. Una de ellas es un acondicionador para eliminar el cloro del agua, porque el exceso de esta sustancia puede provocar ceguera en la tortuga. De igual manera, es indispensable poner calcio para fortalecer el caparazón y evitar que se haga blando.

 

Una vez que se tenga todo listo, se debe establecer un horario para atender a la tortuga, pues el lugar donde viva (en especial si se trata de una tortuga acuática), debe ser limpiado diariamente para evitar la acumulación de excremento, ya que además de producir un olor muy desagradable, la tortuga puede enfermarse.

Las tortugas no pueden vivir con otras mascotas
El tortuguero o la pecera que se adecue para la tortuga debe ser exclusivo para ella, porque además de que sus necesidades son distintas a las de otras especies marinas, necesitan su propio espacio. No se puede poner en el mismo sitio con peces. Incluso algunos médicos veterinarios recomiendan separarlas por especies, así como recordar que comprar una tortuga marina está prohibido, pues esta especie no debe comercializarse.