Preparaciones de parto personalizadas: cómo elegir la mejor

Alrededor del sexto mes de embarazo el ginecólogo aconseja a la futura madre que asista a clases de preparación al parto, donde aprenderá sobre el parto y el cuidado del bebé.

Los beneficios que otorga la asistencia a clases de preparación al parto dependerán en gran medida de los padres. Cuando estos son primerizos y la desinformación es mucha es muy útil, ya que prepara e informa a los padres sobre el parto y los cuidados del bebé.

Elegir el curso adecuado

Dependiendo del lugar donde uno viva esta opción se convertirá en algo muy fácil o en algo complicado cuando se habita en una gran ciudad. Si hay dudas, lo mejor es pedirle ayuda al médico que sigue el embarazo, ya que sabrá de los cursos más adecuados.

 

A la hora de elegir, un curso de clase reducida es lo mejor. Cuando la clase es pequeña, el preparador podrá prestar más tiempo y atención a las futuras madres, especialmente a la hora de realizar los ejercicios de respiración y relajación, además así se creará una relación más estrecha con el preparador.

Tipos de cursos

Las clases de preparación al parto suelen ser impartidas por enfermeras, comadronas u otro profesional existiendo diferentes tipos de cursos que, aunque similares, la forma de planteamiento es diferente. El enfoque de Lamaze se basa en las técnicas de respiración y relajación, así como en las diferentes posturas a la hora de la dilatación y la expulsión.

 

El enfoque Bradley se apoya en la importancia de una dieta adecuada, utiliza el ejercicio para aliviar las incomodidades del embarazo y fortalecer los músculos para el parto y la lactancia. La técnica de respiración se aleja de la respiración rápida y jadeante y se apoya en la respiración abdominal profunda. Prepara a la mujer para soportar el dolor.

 

La técnica de Alexander está enfocada al parto como algo natural. Enseña a la mujer a afrontar el dolor mediante posturas y movimientos que sustituyan la tensión por la relajación. Este tipo de clases dan la oportunidad de desarrollar y asegurar la confianza de la futura madre a través del conocimiento ayudándola a eliminar los miedos propios del no saber a la vez que aprenden una serie de técnicas que pueden llegar a ser muy útiles cuando el momento se presente.