Principales beneficios de las aguas medicinales de un balneario

Cada vez más son las personas que deciden pasar sus vacaciones en un balneario y aprovechar a darse un baño con aguas medicinales, pues cada vez es más sabido la cantidad de ventajas que tiene hacerlo.

Los balnearios, ya sean de día o vacacionales, han apostado por el uso de aguas medicinales en sus instalaciones debido a la gran aceptación que tienen en todo tipo de público, ya vayan buscando el tratamiento de alguna enfermedad o simplemente la relajación, pues sus beneficios sobre el organismo están más que demostrados.

¿Qué son las aguas medicinales?

Para saber bien que son las aguas medicinales, primero será necesario una breve explicación sobre que son las aguas termales. Éstas últimas son aquellas que suben desde el interior de la tierra debido al calentamiento de las rocas que las rodean, produciendo el calentamiento de éstas. Suelen salir con un temperatura de unos 5 grados centígrados más que donde se encontraban y tienen cantidad de beneficios debido a la existencia de minerales que la componen.

 

Todas las aguas termales son medicinales, pero no todas la medicinales son termales pues puede haber aguas medicinales frías, mientras que aguas termales frías son imposibles de encontrar por lo explicado anteriormente. También pueden diferenciarse por el lugar de donde procedan, pues pueden ser superficiales o de infiltración y por su temperatura.

Propiedades y beneficios de las aguas medicinales

Son muchas las ventajas que tiene el uso de aguas medicinales en el organismo humano. Mejora de la circulación sanguínea y la oxigenación, un aumento del metabolismo o relajación mental son algunos de los efectos que suelen producir este tipo de baños, los cuales, repetidos durante períodos de dos o tres semanas, consiguen que los efectos se hagan visibles.

 

Las enfermedades reumáticas crónicas, enfermedades de la piel tipo psoriasis o dermatitis, enfermedades metabólicas como pueden ser la diabetes, la gota o la obesidad, enfermedades respiratorias leves, el estrés e incluso enfermedades de tipo ginecológico, pueden experimentar una agradable mejoría aplicándose este tipo de baños, eso sí, siempre con el consentimiento médico, ya que no todo el mundo puede usarlas, dependiendo principalmente de sí se toma algún medicamento relacionado con enfermedades coronarias, si se está embarazada o si se tiene algún tipo de enfermedad contagiosa.

 

De cualquier forma, algo importante a tener en cuenta es la necesidad de mantenerse bien hidratado antes, durante y después de cualquier baño medicinal, para evitar, por ejemplo una bajada de tensión.