Principales características del cine de Fellini

El magistral realizador italiano introdujo en el cine elementos propios e irrepetibles y fue heredero y transformador de las corrientes cinematográficas características de su país.

Dramatismo, fantasía, humor o ironía, son sólo algunas de las características del cine de Fellini. Pero hace falta ir más lejos y ahondar en sus obras para descubrir el significado profundo de estas palabras, dentro del entorno poético y las atmósferas logradas por el director a lo largo de toda su filmografía.

El neorrealismo de los comienzos
Fellini fue influenciado inicialmente por Roberto Rossellini, considerado uno de los representantes del neorrealismo italiano. Esta corriente intentaba reflejar con crudeza la situación de Italia en la posguerra. Algunos elementos de esta tendencia aparecen reflejados en "El jeque blanco" (1951) que fue la primera película enteramente dirigida por el realizador. “La strada” (1954), primer filme que le dio fama internacional, también está incluida en esa etapa.

 

Lo simbólico, lo fantástico y lo autobiográfico
Pero las principales características del cine de Fellini comenzaron a esbozarse con "La dolce vita" (1960), película que rompe esquemas tradicionales y contiene elementos simbólicos y pinceladas de realismo fantástico. Una visión de la realidad cotidiana desde un punto de vista paradójico o el surrealismo de algunas situaciones generadas por la sociedad son cualidades propias de este enfoque tan personal del director.

 

 

En “Fellini ocho y medio” (1963) el director incluye elementos presumiblemente autobiográficos y oníricos con lo que se representa la crisis creativa de un director de cine: el protagonista de la cinta busca refugio en sus visiones y ensueños procurando resolver el enigma de su próxima película.

 

Lo grotesco
En 1969 llegaría “Satiricón”, una versión libre de la novela de Petronio donde el director plasma la decadencia y lo grotesco de la sociedad romana del silgo I.
La estética bizarra y chocante de la cinta volvería a manifestarse en otras producciones características del cine de Fellini, que explora lo grotesco dentro de lo aceptado y la alienación de las comunidades humanas.

 

 

En muchas ocasiones Fellini juega muy sutilmente en el delgado límite que separa lo poético de lo horrendo, capacidad esta que también utiliza magistralmente para vislumbrar la existencia de belleza dentro de la fealdad.

 

 

La ironía
La crítica social y la ironía también son características del cine de Fellini.
Uno de los filmes que exponen mejor esa faceta es “Amarcord”, donde el director refleja mordazmente la sociedad pueblerina de su juventud en los tiempos de la Italia Fascista.

 

 

Con un fino humor, el autor bucea en la condición humana para exponer sus miserias y perversidades, pero también su ternura e inocencia. En definitiva, sus filmes intentan abarcar todo aquello que compone al hombre como ser viviente y como misterio.

 

Las características del cine de Fellini se vieron combinadas en mayor o menor medida en otros filmes de su prolífica carrera. Recordadas obras como "La ciudad de las mujeres", "Ginger y Fred" o "La voz de la luna", plasman el estilo propio e irrepetible del realizador italiano, que en sus últimos años sintió que su vida había sido sólo un largo año. El mundo que se avecinaba se alejaría de aquella sensibilidad para descubrir otras estéticas.