Principales diferencias entre bancos y cajas de ahorro

A la hora de elegir con qué entidad financiera vamos a trabajar es muy importante conocer en qué se diferencian las cajas de ahorros de los bancos para tomar una decisión correcta.

Los bancos y las cajas de ahorros forman parte de nuestra vida diaria, ya que a través de ellos cobramos nuestros sueldos, solicitamos una hipoteca para comprarnos una vivienda y un sinfín de operaciones que nos facilitan el desempeño en la sociedad en la qué vivimos.

Diferencias fundamentales

La primera característica que las diferencia está en la parte legislativa: mientras que los bancos son sociedades anónimas, propiedad de sus accionistas, las cajas de ahorros son sociedades limitadas con carácter fundacional y sus consejos de administración están formados por representantes municipales y autonómicos.

 

En cuanto a los objetivos, los bancos buscan el ánimo de lucro, pudiendo decidir entre repartir sus beneficios entre los accionistas o destinarlos a realizar determinadas inversiones; al contrario que las cajas de ahorros que tienen como misión promover el ahorro familiar y facilitar los créditos a la pequeña y mediana empresa.

 

Además, las cajas tienen que dedicar al menos el 50% de sus beneficios a lo que se conoce como “reserva”, mientras que el resto lo destinan a “obra social”, es decir, ayudas a la infancia, a la juventud y a la tercera edad, aportaciones para la conservación del patrimonio artístico y cultural de la región y muchas otras más.

Cuál nos conviene más

Actualmente, los servicios que ofrecen tanto las cajas de ahorros como los bancos son bastante similares: cuentas corrientes, tarjetas, hipotecas, seguros, préstamos personales y planes de pensiones entre otros. En definitiva una gran variedad de productos financieros.

 

Por esta razón, para realizar una elección debemos considerar las características y las condiciones económicas que ofrecen para cada artículo, especialmente las comisiones y los tipos de interés. También es muy importante prestar especial atención a las cláusulas especiales que conlleva cada contrato, leyendo muy detenidamente la letra pequeña antes de firmar.

 

Debido a las crisis actual que vive el sistema bancario nacional, se da la circunstancia que si las cajas de ahorros no regularizan su situación económica se verán obligadas a convertirse en bancos, perdiendo la función social que tienen en estos momentos.