Procedimiento para quitar el fango del agua

Quitar el fango del agua sin servirse de aparatos o procedimientos químicos es posible utilizando métodos tradicionales como la decantación, el filtrado o la evaporación.

Quitar el fango y otros residuos siempre ha sido un reto para limpiar el agua. Esto ha requerido implementar métodos capaces de depurarla y hacerla nuevamente útil. Aunque comúnmente esta acción se realiza utilizando tecnologías industriales o métodos químicos, es importante conocer procedimientos caseros que permitan reutilizar el agua.

La técnica de la decantación

  • Este procedimiento se identifica por separar dos sustancias de distintas densidades (en este caso el agua y la tierra). Primeramente hay que colocar la mezcla en un balde para dejarla en reposo, considerando que el fango es muy espeso será necesario esperar algunas horas para que este se desprenda y caiga al fondo del depósito.
  • Esto dará paso a la obtención de un líquido relativamente limpio, que una vez conseguido tendrá que vaciarse en un segundo balde. Al realizar esta acción es de alta importancia ser cuidadosos, pues se debe procurar mantener la tierra en el envase donde se decantó o de lo contrario volverá a mezclarse y de nada habrá servido la espera.

El método de filtrado

  • La filtración consiste en utilizar un medio poroso por el cual se hará pasar una mezcla para despojarla de la sustancia más densa. Para llevar a cabo el procedimiento se hará uso de un elemento especial llamado “papel filtro”, que puede ser encontrado en papelerías o algunas tiendas departamentales.
  • El papel deberá cortarse en forma redonda con la finalidad de crear una especie de cono que posteriormente será colocado en un embudo. Seguido a esto, se pasará a verter la mezcla en el embudo para lograr así quitar el fango. Posiblemente sea necesario utilizar varios conos de filtrado y repetir el procedimiento varias veces.

Por evaporación

  • Está técnica es demasiado lenta a comparación de los métodos anteriores, pero permitirá recuperar una mejor calidad de agua. Para lograr quitar el fango mediante este proceso es necesario calentar la mezcla y llevarla hasta un estado de ebullición, permitiendo así que el líquido se desprenda del sólido al convertirse en gas.
  • Para hacer el proceso inverso, bastará con colocar un segmento de plástico (por ejemplo una bolsa de supermercado) sobre el recipiente que contiene la mezcla caliente. Éste actuará como barrera e impedirá que el vapor se escape.
  • Al hacer el debido contacto, el vapor se condensará y se transformará nuevamente en agua logrando así quitar el fango. Será necesario colocar el plástico en posición diagonal para que el agua recuperada "resbale" hacia otro depósito.