Propuesta de entrenamiento específico para un portero de fútbol

Un buen portero de fútbol requiere, ademas del estado físico común a todo deportista, un plus de agilidad, velocidad y respuesta.

Ser portero de fútbol, ya sea profesional o aficionado, no es tarea fácil ni mucho menos. Sin embargo, para aquellos que tengan una vocación de portero les convendrá ponerse a punto en algunas cuestiones para lograr el máximo de su rendimiento.

La volada
Un buen portero de fútbol debe conocer cada centímetro hacia arriba y hacia los lados de la portería propiamente dicha, es decir el espacio entro los postes y el travesaño. Deberá saber perfectamente cual es el esfuerzo que demanda llegar de un lado a otro. Para esto hacer el siguiente ejercicio: pararse en el medio de la portería y practicar "la volada" hacia los lados. Primero hacia un lado tratando de tocar el poste al caer, incorporarse lo más rápido posible, volver al centro y nuevamente el ejercicio hacia el otro poste.

Esto aportará, además del reconocimiento de las distancias, resistencia con cada caída al suelo y velocidad al levantarse. Se trata de un ejercicio muy útil, pero también sacrificado. Se recomienda entrar en calor debidamente antes de comenzar este ejercicio, para lo cual es conveniente realizar el siguiente trabajo: desde el mismo punto de partida del ejercicio anterior (el medio de la portería) correr hasta la línea del área chica, tocarla con una mano y volver rápidamente corriendo hacia atrás hasta el punto de partida, volver hacia la línea pero esta vez del área grande tocarla y volver como antes, hacia atrás. Repetir el ejercicio hasta entrar el cuerpo en calor.

El balón
Con el balón se hará un ejercicio para portero de fútbol de la siguiente manera: aventar el balón hacia arriba y mientras éste se encuentre en el aire, recostar el cuerpo completamente (de pies a cabeza) en el suelo e incorporarse para atrapar el balón antes de que éste toque el piso. Recordar estar de pie al momento de aventar el balón. Puede comenzarse el ejercicio aventando el balón estando acostado pero se recomienda hacerlo de la manera descrita por ser más efectiva. La idea es adquirir velocidad y fuerza para levantar el cuerpo caído luego de una atajada y estar preparados para una próxima atajada.

Atajando tiros de media y larga distancia
Será necesario al menos dos voluntarios que pateen el balón. Patearán uno por vez situados a los dos lados del portero y a distintas distancias. Otorgarán al portero de fútbol una brevedad para que éste se incorpore y se apreste para el próximo tiro.