Pros y contras de la televisión de pago

En el momento de elegir televisión de pago se ha de tener en cuenta si se le sacará partido a sus más de doscientos canales o terminará por salir demasiado caro.

La televisión de pago va adquiriendo importancia con respecto a la televisión digital terrestre. Esta alternativa a los tradicionales canales en abierto que aparece en España en 1997 de la mano del clásico Canal Satélite Digital ha dado paso a otras muchas opciones como la fibra óptica de ONO y aquellas ofertas de televisión ligadas a operadores telefónicos como Telefónica, Orange o Vodafone.

Las ventajas de una programación a la carta

La televisión de pago dispone de una amplia gama de series de televisión, cine y documentales, así como de videoclips musicales. Además la mayor parte de los proveedores incluyen canales internacionales. Asimismo, se dan opciones personalizadas como la de poder elegir la programación, ordenarla por preferencia y establecer alertas para todos los eventos.

 

Del mismo modo, su amplio repertorio se completa con la posibilidad de ver películas que, recientemente, hayan ocupado la cartelera así como eventos deportivos codificados. Todo ello por una pequeña suma de dinero que se unirá al total. Por último, entre la bondades de la televisión de pago se encuentra que suele tomarse como un añadido a Internet y a la red telefónica.

Inconvenientes en el paraíso televisivo

El impedimento que hace que muchas personas decidan no adquirirlo suele ser su elevado precio ya que, dependiendo del operador, el gasto aumenta entre veinte y cincuenta euros sobre lo que se debería pagar en el caso de disponer solo de los servicios relacionados con Internet y llamadas gratuitas. De hecho, los proveedores con fibra óptica incluyen, obligatoriamente, las llamadas.

 

En el caso de que se aproveche la televisión, el mayor inconveniente de esta modalidad de pago es que el exceso de programación puede provocar el efecto zapping que conlleva un aumento del estrés en la persona y que, raramente, es productivo para ver algún canal. Finalmente se debe añadir que, actualmente, la televisión gratuita ofrece una serie de canales adicionales que, aunque no son competencia para la televisión de pago, si que son bastante satisfactorios.