Pros y contras de matricularse en una universidad online

Las ventajas económicas o la posibilidad de compatibilizar los estudios con un empleo son algunas de las ventajas que ofrece la universidad online, una modalidad educativa que, por otro lado, desplaza las relaciones sociales al plano virtual.

Gracias a la evolución de las nuevas tecnologías, muchos aspectos de nuestra vida cotidiana han experimentado un gran cambio. Del mismo modo, el sistema educativo también ha sabido aprovechar los recursos que proporciona Internet a la sociedad actual, adaptando sus métodos de enseñanza a un nuevo tipo de universidad, la universidad online, que permite a sus alumnos obtener titulaciones perfectamente válidas a distancia, sin la necesidad de asistir físicamente a las aulas.

Las ventajas

  • La principal ventaja de la universidad online viene propiciada por la posibilidad de estudiar a distancia, que permite a personas que no tienen una universidad cercana a su domicilio la oportunidad de acceder a la formación ofertada sin la necesidad de tener que desplazarse hasta el lugar donde se ubica el centro.
  • Otra ventaja importante es la flexibilidad que ofrece a sus alumnos en cuanto a lo que horarios se refiere, de manera que aquellos que no tienen una disponibilidad total para dedicarse a los estudios, ya sea por su situación laboral o familiar, pueden matricularse y seguir los cursos en sus horas libres, sin depender de un horario fijo de asistencia a las clases como se haría en una universidad convencional.
  • También cabe destacar que, normalmente, el precio de la matrícula de una universidad online es más asequible y comporta menos gastos asociados, ya que no hace falta comprar libros de texto ni materiales extras para el desarrollo correcto del curso en cuestión.

Los inconvenientes

  • Uno de los inconvenientes de la universidad online es la falta de interacción social entre el alumnado ya que, aunque haya foros de discusión y salas de chat en los que los estudiantes pueden participar, este método educativo no contempla la opción de realizar trabajos en grupo donde los alumnos se acostumbran a trabajar en equipo y a interactuar entre ellos.
  • Del mismo modo, la falta de contacto físico con el profesorado conlleva que las dudas o problemas que puedan surgir con el temario o los ejercicios tengan que ser resueltas a través de un proceso más largo de tiempo, sin que haya opción a solucionarlas al instante mediante una conversación directa con el docente de la asignatura.
  • Otro inconveniente es que los alumnos deben adaptarse a los requerimientos de este tipo de educación a distancia con un aprendizaje previo del funcionamiento del entorno online y de los programas específicos que este sistema requiera, así como disponer de un equipo informático moderno y completo y de conexión a Internet.
  • Por último, es importante resaltar que los estudiantes que decidan matricularse en una universidad online tienen que ser muy responsables y capaces de organizar correctamente su tiempo y automotivarse para cumplir con las fechas indicadas en cada curso.