Pros y contras del sistema de producción Justo a Tiempo

La ventaja más importante de la producción Justo a Tiempo es la de mantener un alto grado de eficiencia en el sistema productivo, que genera una amplia ventaja competitiva.

EL Justo a Tiempo es un novedoso método productivo que busca la calidad total, evitando todo aquello que no se requiera en el momento oportuno, es decir mantener una alta eficiencia en cada parte del sistema productivo. Al trabajar con los suministros al nivel más bajo se requerirá un alto grado de organización para evitar fallos o retrasos en el proceso productivo.

Ventajas

La producción Justo a Tiempo reduce significativamente el nivel de los inventarios, pues la forma de evitar los "desperdicios" es a través del uso de materiales en cantidades necesarias en el momento que se necesite. Dicha disminución reduce costos por mantener el exceso de inventario y el almacenamiento, también reduce los costos de compras y su financiamiento.

 

Existe una mayor flexibilidad en el proceso productivo, pudiendo adaptarse con mayor facilidad a la variación del volumen de la producción, así como también modificaciones en la tecnología y los productos. Es fundamental que la producción sea en el menor tiempo para lograr un mayor incremento, pues en este tipo de producción se trabaja en base a pedidos reales.

 

Al producir cantidades que sólo se requieren para suplir los pedidos, los procesos serán más ordenados, facilitando la toma de decisiones cuando sean requeridas. Al llegar los suministros irán directamente al proceso productivo, lo qué reducirá las pérdidas por suministros que puedan quedar obsoletos en el almacén.

Desventajas

Si bien las ventajas de la producción Justo a Tiempo son resaltantes, existen diversas desventajas al aplicarla pero tras identificarlas se podrá tratar de la mejor manera. La principal desventaja a considerar está dada por la dependencia que se tendrá del proveedor, pues un retraso por la falta de suministros afectará a todo el proceso productivo.

 

Al contar con niveles bajos de inventarios, puede ocurrir que al presentarse una cantidad no esperada de nuevos pedidos no se cuente con los suministros requeridos, corriendo el riesgo de no poder cumplir la totalidad de los pedidos, lo cual generaría la pérdida del cliente. Adicionalmente, al no comprar en grandes cantidades se limita la posibilidad de contar con un descuento.