Qué hacer ante una conmoción cerebral

Existen golpes en los que es difícil dimensionar los daños y más aún, cuando van acompañados de una conmoción cerebral

Generalmente, cuando de golpes se trata, es común y más sencillo dimensionar un daño cuando quedan heridas expuestas, sin embargo, cuando se habla de lesiones en la cabeza, la situación se complica y más aún, cuando el golpe ha generado una conmoción cerebral. Para ello, es necesario conocer y tener una guía práctica que ayude a resolver el problema.

La función del cerebro
El cerebro es un órgano del sistema nervioso de gran complejidad, de su buen funcionamiento depende la calidad de vida de todo ser humano. El encéfalo, como parte del cerebro, es la computadora humana que controla, registra y procesa los datos de cada individuo. Los 29 huesos que componen la cabeza, forman la caja de protección que necesita el cerebro para su custodia y estar protegido. Estos huesos, a pesar de estar unidos entre sí, muestran una rara flexibilidad que permite la circulación sanguínea y oxigenación.

Ver a infantes caer de alturas considerables y salir ilesos, se debe a la flexibilidad de sus huesos ya que, entre más grande el ser humano, sus huesos son más rígidos y quedan expuestos al desgaste natural. A pesar de esa ventaja, no se está exento de complicaciones. Cualquier golpe en la cabeza, puede generar una conmoción cerebral.

Como atender una conmoción cerebral
Una conmoción cerebral está considerada como uno de los más leves traumatismos que pudiera tener el cerebro y se caracteriza por una perdida momentánea de la memoria, seguida de algún dolor leve originado por el golpe. Se pueden experimentar nauseas, zumbido de oídos, mareos y / o cansancio; según el origen y fuerza del golpe será el tiempo en que experimente síntomas. Este tiempo puede ser desde minutos, un día, una semana o hasta meses. Lo recomendable es observar y mantenerse al tanto de algún cambio en el comportamiento de la persona ya que, es muy difícil calcular daños internos del cerebro debido a sus complejidad, sin embargo, el comportamiento del individuo, dentro de las 72 horas siguientes del suceso, serán importantes para determinar la gravedad del daño.

Ante una conmoción cerebral es importante, cuando el golpe o evento se considere de cuidado, mantener quieto al sujeto, hasta que presente estabilidad de su entorno y su persona, acudir a una unidad de servicios médicos, lo antes posible, para su valoración. Si además de la conmoción, presentara heridas expuestas, lo mejor será esperar que una unidad de salud llegue al auxilio, tratando de mantener consiente al afectado.