Qué hacer y cómo prepararse para donar sangre

Donar sangre es una acción desinteresada que puede salvar muchas vidas. Antes de donar conviene conocer los requisitos que se exigen y prepararse para una donación segura.

La disponibilidad de sangre en los hospitales es imprescindible para asegurar la vida de muchos pacientes. Dado que no existe la posibilidad de crearla de forma sintética, donar sangre se ha convertido en un acto con el que hay que concienciarse y estar bien preparado.

Requisitos necesarios para poder donar sangre
Antes de realizar una donación de sangre hay que cerciorarse de que se está capacitado para hacerlo. En primer lugar, solo pueden donar sangre las personas sanas que sean mayores de 18 años y menores de 65, y solo puede hacerse si se posee un peso superior a 50 kilos.

Respecto a la tensión, la diastólica no debe ser superior a 10 y la sistólica a 18, y conviene comprobar previamente que no se padezca anemia ni ninguna infección de tipo vírico. Tampoco se debe donar si se ha viajado en el último año a alguna zona del planeta donde el paludismo es endémico, si se consume o se han consumido drogas y si se han mantenido relaciones sexuales de forma no segura.

 

Si se están tomando medicamentos, o se ha hecho recientemente, debe comentarse al personal que realiza la extracción de sangre. Las mujeres pueden donar sangre hasta tres veces al año, mientras que los hombres pueden hacerlo hasta cuatro. Es conveniente dejar pasar un periodo de dos meses antes de volver a donar.

Qué hacer antes y después de una donación
Lo primero que hay que hacer antes de donar sangre es perder el miedo, ya que la extracción es prácticamente indolora y totalmente segura, por lo que se puede descartar totalmente el riesgo de cualquier contagio. La noche previa a la donación y durante el mismo día hay que beber mucha agua, evitar las comidas grasas e ingerir alimentos ricos en hierro.

 

En el lugar de donación hay que presentar el DNI o cualquier documento identificativo, realizar una entrevista con un médico y rellenar un cuestionario. Se debe ser totalmente sincero en todas las respuestas, incluso en las más personales, porque de ello depende la vida de la persona que recibe la transfusión.

 

Tras donar sangre conviene reposar unos minutos mientras se presiona sobre la zona de la punción, ingerir algún alimento rico en proteínas y beber líquidos no alcohólicos. Es recomendable no fumar hasta pasada media hora, no cargar peso durante el resto del día ni realizar trabajos que requieran esfuerzos o se realicen a gran altura. Siguiendo todas estas indicaciones, donar sangre será una experiencia segura.