Qué hacer y qué no hacer para conquistar a una mujer casada

Usted se ha enamorado de ella, pero resulta que ella está casada. Hoy en día, el hecho de que ella esté casada no es un impedimento para que se empareje con usted. Para lograrlo, sólo ha de saber qué hacer y qué no hacer

Hoy en día, el hecho de que una mujer esté casada no es un impedimento para poderla conquistar. Al fin y al cabo, existe el divorcio. Pero sí hay una serie de cuestiones que usted debería conocer a la hora de conquistar a una mujer casada.

Qué no hacer para conquistar a una mujer casada: Imitar al marido
Una mujer casada no se irá con usted si usted resulta ser una mala copia del marido. "Para irme con la copia, mejor me quedo con el original", pensará ella.

Tenga su estilo propio, no crea que si el marido la conquistó siendo como es, que siendo usted igual lo hará también. Así no logrará conquistar a una mujer casada jamás, mejor sea usted mismo.

Qué no hacer para conquistar a una mujer casada: Hablar del marido con ella
Si habla del marido, aunque sea negativamente, hará que él esté presente en la mente de ella, y por tanto, que no le preste atención a usted. Para conquistar a una mujer casada es indispensable que ésta esté centrada en usted, y solamente percibiendo el atractivo que usted posee.

Qué no hacer para conquistar a una mujer casada: Reunirse con ella en zonas dónde suele estar con su marido
Para que no tenga presente al marido, y se centre en usted, es fundamental no reunirse con ella ni en su casa, ni en sitios dónde ella suele estar con su marido. Además, corre usted el riesgo de que el marido aparezca por sorpresa y le sorprenda coqueteando con su mujer.

Qué hacer para conquistar a una mujer casada
Trátela como si estuviera soltera y déjele bien claro que usted sabe apreciar lo mucho que vale ella. Si tuviera hijos, elogie a los hijos y dígale que le parece una madre maravillosa. Decirle que usted siempre soñó con una mujer tan magnífica como ella y relatar todas sus cualidades positivas es un excelente método para conquistar a una mujer casada.