Razones para destruir la documentación confidencial

El que cree que tirar a la basura la documentación confidencial no tiene consecuencias negativas está seriamente equivocado. Es sumamente importante destruir la documentación confidencial que ya no sirve

La documentación confidencial no debe ser simplemente tirada al contenedor de papel. Al contrario, es conveniente destruirla antes. Las razones por las cuales se debe destruir la documentación confidencial son muy diversas, tanto para particulares como para empresas.

Si la documentación es de una empresa
Aunque usted no lo crea, la documentación confidencial de la empresa que echa al contenedor del papel puede acabar en manos no adecuadas.

Una empresa rival que tome nota de los proveedores que usted tiene, podría decidir vender esos productos que usted actualmente vende con esclusividad. De igual manera, si los clientes que le compran a usted en lotes grandes averiguan donde compra usted los productos, podrían decidir prescindir del intermediario, o sea, usted, y comprar los productos directamente al proveedor.
Si usted destruye la información confidencial de manera regular y disciplinada antes de deshecharla, las posibilidades de que esto suceda disminuyen considerablemente.

Documentación de particulares
Recibos, copias de documentos, documentos caducados como el documento nacional de identidad o el pasaporte, tarjetas de credito caducadas y resguardos de nóminas son documentos confidenciales a los que los particulares no suelen dar importancia. Por lo tanto no se molestan en destruirlos antes de deshacerse de ellos, a pesar de tratarse de documentación confidencial.

Aún caducados, el DNI o pasaporte contiene su número de documento nacional de identidad y otros datos que podrían ser usados en contra suya, pues en ciertos servicios y lugares, son datos que se utilizan para verificar su identidad. Con un documento nacional de identidad caducado se puede conseguir abrir una cuenta bancaria a su nombre, y con el resguardo de nómina, pedir un préstamo a su nombre. Luego que el dinero pase a ésa cuenta bancaria, le buscarán a usted para que pague la deuda pendiente. Este es solo uno de los posibles riesgos de no destruir la información confidencial que ya no le sirva.

Las destructoras de documentación confidencial son económicas, al alcance de todos. Vale la pena usarlas, tanto para particulares como para empresas.