Realities en la TV española: historia, éxitos y fracasos

En la televisión española, los realities han sido generadores de grandes cantidades de audiencia y verdaderos fenómenos sociales que han tenido a todo un país pendiente.

Los realities son un formato de programa de televisión en el cual los espectadores siguen durante un tiempo la vida diaria de algunas personas desconocidas o famosas, observando cómo se relacionan entre ellos, cómo superan algunas pruebas a las que son sometidos y todos los conflictos y romances que van surgiendo.

Primeros realities en España

El 23 de Abril del 2000 arrancó en Telecinco la primera edición de Gran Hermano, el reality más conocido a nivel mundial. La presentadora fue la periodista Mercedes Milá y logró un éxito de audiencia nunca antes alcanzado en las televisiones de España. El año 2002 lo presentó Pepe Navarro, pero fue un fracaso, regresando Milá en las siguientes ediciones.

 

El éxito de Gran Hermano abrió el camino a este tipo de programas con distintos formatos, pero siempre con cámaras 24 horas que vigilan las vidas de unas personas desconocidas para todo el país. Sin duda, el programa que alcanzó más audiencia después de Gran Hermano fue la primera edición de Operación Triunfo, en TVE, año 2001-2002, con Rosa como ganadora.

 

Operación Triunfo transcurre en una academia musical y los protagonistas son aspirantes a cantantes de éxito, algunos de sus concursantes son artistas reconocidos internacionalmente, como David Bisbal. Pero ninguna edición posterior consiguió el éxito de la primera, llegando la última edición del 2011 al absoluto fracaso, teniendo que retirarse antes de acabar.

Realities posteriores

Las cadenas de televisión empezaron a apostar por este formato debido a las cuotas de audiencia que alcanzaron estos dos programas, pero aunque algunos de ellos han tenido mucho éxito, ninguno superó al GH y al OT de sus primeras ediciones. Supervivientes, La Isla de los Famosos, Gran Hermano VIP, Hotel Glam o Fama, ¡a bailar! son otros realities con cierto éxito.

 

Después del estrepitoso fracaso de Operación Triunfo en 2011 y de la baja audiencia de muchos realities, se pueda llegar a la conclusión de que este formato está saturado en España o de que las cadenas tienen que esforzarse por encontrar un nuevo estilo dentro de los realities.