Recetas de comidas rápidas para personas ocupadas

Sandwiches, tortillas o distintas clases de ensaladas, son la solución perfecta para aquellos que pese a las prisas no quieren renunciar a comidas sanas y nutritivas.

Actualmente el ritmo de vida de la sociedad en general es muy agitado, razón por la cual hay que optar por las cosas más prácticas que permitan hacer un buen uso del tiempo sobretodo a la hora de cocinar. Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta es que las comidas puedan ser preparadas de manera rápida pero también deben ser muy sanas y contar con todos los nutrientes para que el cuerpo no sufra las consecuencias de la falta de tiempo.

Recetas prácticas y ultra-rápidas

  • Una de las mejores opciones en comidas cuando se está apurado es preparar un buen sándwich de pollo y verdura. Para esto simplemente se cocina en poca agua con sal una pechuga y luego se corta en pedazos muy pequeños. Aparte se coloca en un bol dos hojas de lechuga bien cortadas, media zanahoria rallada, un tomate en rodajas y se aliña con limón, sal y mayonesa al gusto. Luego se incorpora a esta preparación toda la pechuga. Finalmente, con la receta anterior se comienzan a formar los sándwiches con pan de salvado y pueden acompañarse con un jugo de fruta natural.
  • Otra alternativa excelente es hacer una tortilla de verdura y arroz. Para empezar se cortan en pedazos pequeños una cebolla, un tomate y diez habichuelas. Luego, en un bol se colocan todos estos ingredientes, se le agregan dos huevos crudos, una taza de arroz blanco ya preparado, sal al gusto y se mezcla bien. A continuación, en una cazuela con aceite se pone a freír la preparación y a los diez minutos se voltea con la ayuda de una tapa lisa. Se deja por diez minutos más y ya estará lista para consumir.

Una ensalada de lo más completa

  • En las comidas las ensaladas son esenciales, para hacer una muy original se cortan diez fresas, una manzana y tres hojas de lechuga en pedacitos. Aparte se ralla una zanahoria y se mezcla junto con todo lo anterior. Para aliñar se hace una mezcla de limón, vinagre y miel. Este plato se acompaña con un filete, que puede ser de pollo o pavo, a la plancha.